Es curioso. El 97% de las bicicletas que se ensamblan en Europa usan cuadros fabricados fuera de la Unión Europea. Este dato da que pensar… y los hermanos Bob y Tom Schiller lo hicieron antes que nadie y se pusieron manos a la obra. El objetido, detener el el envío “innecesario y extremadamente inútil” de millones de cuadros de bicicleta por todo el mundo. Lo que seguro que no sospecharon en ningún momento fue que la industria de la automoción iba a darles la solución.

Y es que, tomando como base muchas lecciones de la industria del automóvil, este par de gemelos holandeses han reinventado la forma de producir un cuadro de bicicleta. Y el primer modelo con cuadro Mokumono salía de la línea de producción en abril.

Para hacer que la producción local sea más competitiva, los hermanos Schiller buscaron reducir el alto coste que supone el trabajo manual. En lugar de hidroformar los tubos para dar forma al marco y soldar componentes a mano, su proceso de producción de cuadros es automático, utilizando robots como en la fabricación de automóviles.

Un marco de Mokumono comienza con dos hojas planas de aluminio, que se presionan en un molde para formar las dos mitades de los marcos. Entonces estas mitades, junto con el soporte inferior, el tubo del manillar y la base del asiento, son soldados por láser para formar el marco. “Todo el proceso puede automatizarse y, por lo tanto, es extremadamente adecuado para realizarse en Europa”. Describen el resultado como fuerte y ligero… y completamente fabricado en los Países Bajos.

 

Mokumono assaltó Kickstarter en 2016 para recaudar fondos de producción y ya están listo para dar rienda suelta a su primer modelo, el viajero de Delta. Su cuadro de aluminio soldado con láser cuenta con suspensiones traseras flotantes diseñadas para una conducción cómoda y suave, y los cables se enrutan a través del bastidor para mantener la estética limpia y protegerlos de los elementos.

“Prevendimos 62 bicicletas a través de Kickstarter en mayo de 2016, con lo que reunimos los fondos para comenzar el desarrollo de nuestro primer cuadro”, aseguraba Tom en una entrevista el mes pasado. “Ahora, poco más de dos años después, estamos listos para comenzar a enviar las bicicletas”.

“Vemos a Mokumono como una prueba de todo el proceso de producción. Ya estamos en conversaciones avanzadas con otras marcas europeas de bicicletas para desarrollar y producir un cuadro para ellas. La principal ventaja de nuestro proceso de producción es que podemos reducir el tiempo de producción de seis-siete meses, la norma en Asia, a solo 30 días”, indicaba Tom.

“La segunda ventaja de nuestro modelo de producción es que, como comienzas con una hoja plana, la libertad de diseño es casi infinita, mientras que con la producción estándar estás casi limitado a usar tubos redondos”, apuntilla Schiller. Desde luego,

Fuentes: Mokumono Cycles via 3D Hubs

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta