Si David Brown como marca no existiese, habría que inventarla.
Aunque sus coches fabricados a mano estén fuera de presupuesto para la mayoría de los mortales, lo cierto es que resulta reconfortante en estos tiempos.

Ajenos a las tendencias futuristas en cuanto a diseño, incorporan la última tecnología en modelos de aspecto retro y elegante. Sus dos modelos más representativos son el Mini Remastered y el Speedback GT.

Y es a partir de este último, que surge la última creación de esta marca tan típicamente “british”, el Speedback Silverstone Edition.

Un modelo limitado a 10 unidades que celebra el aniversario del traslado de la sede de la compañia al emblemático circuito de Silverstone. Y nos haríamos los difíciles si no reconociésemos el flechazo instantáneo al ver las primeras imágenes de este coche inspirado en los clásicos de los 60.

Su diseño y comportamiento tienen como base la “Era Jet” , una época disruptiva en la historia de la aviación en la que los aviones se equiparon con potentes turbinas y un aspecto mucho más estilizado y aerodinámico.

Este David Brown no vuela, pero casi. Con un motor V8 de 5.0 litros con  601 CV, se hace los 0-100km/h en tan sólo 4.3 segundo. Para domar a la bestia, viene equipado con un sistema de suspensión y un control de estabilidad que conjuntamente con el diferencial trasero activo, se obtiene control sin perder el dinamismo de su conducción.

Retro por fuera y tecnológicamente ultra avanzado por dentro. Su interior es una cabina de primera clase con un envolvente sistema de sonido firmado por Bowers&Wilkins. Todo ello cubierto por una tapicería de cuero tipo “Alcántara” y acabados en madera de ébano.

Su estructura alargada con dos plazas, permite un maletero que mejora la capacidad de carga respecto al Speedback GT, con compartimentos para almacenar excesos de carga en hasta 500 litros.

La pintura merece una mención aparte. Denominada “Fly by Night”, su aplicación requiere de ocho semanas de cuidadoso trabajo artesanal. Acabando con un brillo exterior con toques en cromo cepillado, como el que tenían los aviones de la época de la Era Jet.

Toda una serie de especificaciones y detalles, que obviamente tienen un precio y no precisamente accesible. 693.000 euros.

Fuente: David Brown Automotive
Galería:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta