Logo de Noticias Coches
gel desinfectante coche – 1 (1)
Mario Nogales

El desgaste que los geles desinfectantes pueden provocar en el interior del coche

La proliferación del uso de geles desinfectantes durante la pandemia de Covid-19 está siendo ejemplar. Este elemento se ha convertido en un imprescindible en la vida de millones de personas, siempre junto a las mascarillas, por supuesto. Su capacidad de higienizar rápidamente y su eficacia contra el virus hace que esté presente en todos los establecimientos y que empape nuestras manos varias veces al día. Sin embargo, también podría estar causando desgaste en el interior de los coches.

Estos desinfectantes de manos, también conocidos como geles hidroalcohólicos, sueler estar hechos a base de etanol, un compuesto que puede ser dañino para la mayoría de materiales empleados en los habitáculos de los coches actuales. Ya se ha hablado muchas veces de que algunos productos como la crema solar o el repelente de insectos podrían dañar seriamente algunas superficies de los vehículos y ahora el hidrogel se suma a la lista de productos enemigos de los coches.

Como decíamos, el alcohol/etanol que supone la base de estos geles es un agente muy fuerte para la mayoría de materiales que emplean los vehículos. El cuero y otras pieles sintéticas que suelen componer las tapicerías son los que más sufren, pudiendo aparecer un desgaste prematuro e incluso quitando el color. Esto se hace más patente en las zonas de mayor contacto, destacando el volante al ir también tapizado en muchos casos.

El salpicadero es otro elemento que sufre al contacto con los geles desinfectantes, pues suele estar hecho de plástico y no lleva protección contra el etanol. Es cierto que ya hay fabricantes que están empezando a tener en cuenta estos productos y dan tratamiento a sus interiores para evitar esos daños. Además de las típicas pruebas de temperaturas extremas, también se están aplicando protectores en muchas superficies. Sin embargo, es mejor no jugar con fuego.

No es que haya que conducir con guantes para evitar el contacto directo con el volante y el resto de elementos. Esto se soluciona simplemente con un gesto como secarse las manos con un trapo o papel para eliminar los restos de gel y que no vaya a parar a ningún sitio. En cuanto a la limpieza del coche, ya hemos mencionado en más de una ocasión que hay que evitar productos con alcohol, así como otros con base de amoníaco, lejía o peróxido de hidrógeno. Para eliminar el virus también valdría simplemente con agua y jabón, que no deterioran los materiales del interior.

  • limpieza
  • mantenimiento