Las prisas, la falta de sitio o el estrés que provocan otros conductores, son algunas de las razones por las cuales aparcar se convierte en una de las maniobras mas detestadas por los conductores. Además, suelen ser motivo de pequeños accidentes, por lo que las firmas automotrices más importantes del mercado ya han instalado diferentes sistemas de aparcamiento automático que faciliten a los usuarios esta incómoda tarea (estudios indican que a los conductores les resulta complicado aparcar).

Por el momento se trata de dispositivos que solo están habilitados en vehículos de alta gama, aunque las firmas ya han comenzado a instalarlos como extras en automóviles más democráticos con el consiguiente incremento del precio. Se trata en concreto de un sistema electrónico que utiliza sensores de distancia en los parachoques delantero y trasero, compuestos por ultrasonidos que controlan con precisión milimétrica la dirección durante la maniobra de aparcamiento.

El conductor solo tiene que accionar la marcha atrás o adelante y pisar el acelerador y el freno, siguiendo las instrucciones que aparecen en la pantalla multifunción. A su vez, los sensores ubicados en los laterales realizan una medición transversal de la zona donde se va a realizar el estacionamiento.

Entre las firmas que ya utilizan los sistemas de aparcamiento automático están Audi y Volkswagen (Park Assist), Lexus y Toyota (Inteligent Parking Assit), que la marca japonesa presentó en España en 2010 con el Toyota Prius de tercera generación, Mercedes-Benz (Active Park Assist), BMW (Park Assistant), Volvo (Park Assist Pilot) y Range Rover. Además, Opel lo oferta como extra opcional en el Opel Insignia, Kia en el Optima, y también Ford, en el Focus (el Active Park Assist, que promocionaron en París con un curioso juego).

El próximo paso consiste en optimizar el sistema para que el vehículo pueda realizar la maniobra sin que sea necesario el conductor, sistema que ya están probando Mercedes y Audi.

Vía: Motorpasión Futuro

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta