Tan solo unos días después de la última subida de los precios de los carburantes fósiles, los bolsillos de los consumidores pueden sufrir en muy poco tiempo un nuevo varapalo a cuenta de lo que sucede en la otra parte del mundo. Y es que así funciona el negocio.

El precio del barril del petróleo del Mar del Norte, el Brent, de referencia en los mercados europeos, ha superado hoy lunes la barrera de los 101 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), por primera vez desde septiembre de 2008, justo antes de que estallase la crisis financiera.

El motivo son las revueltas pro democráticas que afectan a los regímenes dictatoriales de oriente, primero Túnez y ahora y sobretodo Yemen y Egipto. La incertidumbre ante una posible escasez de suministro, que dicho sea de paso, todavía no se ha producido, ha puesto nerviosos a los inversores , temerosos de que el flujo del crudo por el Canal de Suez, por el que circula el 2% de la producción mundial, pudiera verse afectado.

Esto, unido a la ola de frío por la que atraviesa Europa en los últimos meses y los buenos datos económicos de grandes países emergentes como China y la India, ha provocado la alzada del barril.

Si la crisis egipcia afectara efectivamente al correcto funcionamiento del canal, esto provocaría que siguieran las subidas de los precios a corto plazo, especialmente en el caso del barril de Brent, ya que afectaría más a Europa que a EE.UU.

De momento, Egipto mantiene el control de sus infraestructuras pero de no llegar Mubarak a marcharse del pais o de extenderse las revoluciones por países productores y exportadores, es más que posible que el valor del crudo siguiera subiendo y por ende y como consecuencia directa el agujero en nuestros bolsillos a la hora de llenar el depósito del coche.

Vía: Cotizalia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta