conductor_mente
Conduciendo a lo Yoda

Desde su en 2006, el equipo AutoNOMOS de la Freie Universität de Berlin no ha dejado de investigar y desarrollar sistemas que algún día nos permitan dejar de estar al volante de un coche. Empezaron usando un iPhone, luego un iPad y un aparato controlado con el movimiento de los ojos para dirigir su coche de pruebas, un Volkswagen Passat.

Ahora sus investigaciones han ido más allá. Pretenden que los coches se conduzcan con la mente. ¿Cómo? Utilizan una máquina de electorencelografía utilizada en el desarrollo de videojuegos (que está a la venta), llamada Emotiv EPOC. Y parece que sus experimentos van por el buien camino.

El sistema que utiliza AutoNOMOS, conocido como BrainDriver, recoge señales bioeléctricas del conductor mediante 16 sensores . Antes de que los pensamientos se trasladen a las ruedas, los conductores necesitan pasar un tiempo con el kit de herramientas del software. Lo primero que hacen es aprender a mover un cubo virtual hacia delante y hacia atrás en una pantalla de ordenador, simplemente alterando sus pensamientos.

Una vez en la carretera, BrainDriver es capaz de unir esos parámetros con las maniobras en el coche (como girar o acelerar). Entonces envía las órdenes adecuadas al sistema que conduce el vehículo.

En la primera prueba de esta tecnología, el coche se condujo solo hasta una intersección, donde su ocupante humano usó sus pensamientos para decirle hacia donde debía girar. En el segundo test, fueron capaces de llegar al aeropuerto de Templehof de Berlín y el “conductor” guió por completo el volante, el acelerador y el freno al estilo Yoda. Eso sí, aseguraron que había un pequeño retraso entre las órdenes mentales y las reacciones del coche.

Aquí tienes la prueba en vídeo:

Lógicamente,  este sistema no está preparado todavía para salir a la carretera en masa. Sin embargo, tiene un alto potencial en combinación con vehículos autónomos. Los miembros del equipo creen que podría aplicarse sin demasiados problemas en el futuro. Y dan algunos ejemplos, como ayudar a esos vehículos sin conductor a tomar una dirección u otra cuando exista más de una posibilidad en la ruta.

Si quieres, puedes ver cómo estos mismos investigadores fueron capaces de controlar un coche con un iPhone:

Y también, una aplicación para llamar a un taxi autónomo desde un iPad:

Más información: AutoNOMOS

Fotos:

Ver galeria (3 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta