El “coche robot“. Así ha sido bautizado un vehículo capaz de conducirse de forma autónoma sin necesidad de un conductor o un piloto que lo diriga desde el exterior. El automóvil es el resultado de un proyecto que comenzó en 2007 con el primer objetivo de recorrer 100 kilómetros de un cuartel militar. El resultado fue un éxito, pero en aquel circuito no había ni semáfaros, ni más vehículos, ni cualquier tipo de obstáculos.

“Cuando fuimos a Berlín fue cuando empezamos a perfeccionarlo”, ha declarado el mexicano Raúl Rojas, director del grupo de investigación de la inteligencia artificial en la Universidad Libre de Berlín y máximo responsable del proyecto. Una vez en la ciudad, el coche recorrió con rotundo éxito 20 kilómetros por la capital de Alemania, superando las indicaciones de 46 semáforos , además de cambiar de carril y pasar por la glorieta de la Gran Estrella, todo ello con la presencia de otros vehículos.

El sistema consiste en “un navegador GPS, una serie de sensores láser para detectar coches a los lados y otra más en el techo para medir la distancia con el resto de automóviles. Tres cámaras de vídeo en el parabrisas para ver los semáforos conectados al ordenador desde el cual se vigila la correcta dirección del coche robor”, detalla Rojas, quién añade que “el vehículo puede reconocer a otros automóviles en el camino, peatones, edificios y árboles de hasta 70 metros alrededor e incluso ve si las luces de tránsito están rojas o verdes y actúa según corresponde. Por cierto, el reconocimiento y reacción del auto a su entorno es mucho más rápida que la reacción de un ser humano”.

El coche en cuestión es un Volkswagen Passat, que ha sido valorado en 400.000 euros. Los retos del futuro se centran en aumentar la seguridad del “coche robot” y también el desarrollo de “autos eléctricos autónomos del cual presentaremos un prototipo a finales de este año. Y también tenemos la intensión de hacer un ‘autobús robot’, del cual la meta no es tanto mejorar los sensores, ya que van sobre un solo carril. Aquí el objetivo es darle capacidad para resistir el peso de los pasajeros”, ha concluido el investigador.

Este proyecto se une a otros de coches sin conductor de los que hemos hablado antes, desde el proyecto de Google a los diferentes pruebas en China, pasando por los primeros transportes rápidos personales que en los años 70 ya funcionaban sin conductor.

Vía: El Diario Montañés

1 COMENTARIO

  1. Muy bueno el articulo, pero siento decir que el coche de la fotografia no es in volkswagen passat, sera un chrysler voyager.

Deja una respuesta