Hace unos meses, ante la incesante cascada de rumores, el Gobierno desmintió la posibilidad de poner en marcha un plan de ayuda para la adquisición de un nuevo vehículo. Ahora, la situación parece haber cambiado radicalmente, y es que el sector del automóvil en España atraviesa por un estado comatosa que amenaza la viabilidad de una industria que genera miles de empleos en todo el país.

Según medios especializados, las cuatro organizaciones que forman la patronal de la automoción, están manteniendo contactos con la administración para aprobar un nuevo Plan 2000E que dote con una ayuda económica a quien decida renovar su coche. De tal forma, al entregar su antiguo vehículo, el comprador recibiría 2000 euros para la adquisición de un automóvil nuevo.

Si las negociaciones llegan a prosperar, supondría una victoria para el sector de la automoción, que lleva meses insistiendo en la necesidad de la aprobación de medidas que incentiven al consumo (en forma de subvenciones). La patronal del automóvil recuerda que, tras los últimos datos conocidos, las matriculaciones en España se sitúan en niveles similares a los de Marruecos.

Estas nuevas negociaciones se producen después de que otras medidas de estímulo, como la excensión de impuestos para cierto tipo de automóviles, no haya sido suficiente para animar a las nuevas matriculaciones. La industria del automóvil pretende que las ayudas directas a la compra fructifiquen en la renovación de un parque automovilístico cada vez más envejecido, una circunstancia que, recuerdan desde el sector, repercute directamente en la seguridad vial.

Por el momento, solo se trata de un proceso de diálogo y es que desde el Ejecutivo se muestran reticentes a las ayudas directas por el agravio comparativo que pudiera producirse con otros sectores que también reclaman la atención y el dinero del Ejecutivo.

Fuente: Ganvam

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta