Hay coches tan únicos y con tanta alma que es casi imposible determinar su valor material. Es el caso de este pedazo de historia: el Rolls-Royce Phantom I Brougham de Ville, conocido como “El Fantasma del Amor”. Lo que véis en la imagen destacada no es la sala de estar de un palacio de principios del siglo XVIII, es el interior de este coche inglés inspirado en una carroza de Maria Antonieta.

rolls-royce-phantom-i-22

Este Rolls-Royce único fue construido en 1926 siguiendo el estilo rococó tardío. Representa el cénit de los fabricantes de carrocerías en los años 20. En una época en la que los fabricantes no se centraban en el interior de los vehículos, este Phantom resulta una obra de arte sobre ruedas. El cliente de Rolls-Royce en este caso era Clarence Warren Gasque, un hombre de negocios norteamericano con raíces francesas que vivía en Londres. Eligió este último modelo, el New Phantom, el cual había sido introducido en 1925 en sustitución del Silver Ghost de 40/50 CV.

El coche al completo tuvo un coste de 11.000 libras; en la época con 500 libras podías adquirir una casa

Quiso hacerle un regalo muy especial a su mujer Maude, enamorada de la historia francesa del siglo XVIII. Así que recurrió a los mejores tapiceros, fabricantes de muebles y artesanos para convertir el interior del Phantom en un salón al más puro estilo Versalles. La idea surgió después de que John Barnett, encargado de la restauración y diseño del vehículo, descubriera una silla de la desafortunada monarca Maria Antonieta en el Museo Victoria y Albert de Londres. Y vaya si lo consiguió. Los artesanos de las famosas alfombras francesas Aubusson pasaron nueve meses trabajando sólo en la tapicería de los asientos traseros.

rolls-royce-phantom-i-6

En el techo se pintaron querubines jugando, se incluyeron cornisas doradas talladas en el techo, asientos laterales plegables y lo más impresionante: un mueble bar de madera tallado en el que se podía tomar una bebida durante el trayecto de ensueño. Jarrones de porcelana, un pequeño reloj francés…todo el lujo imaginable que puede caber en el interior de un coche. ¿El coste? 6.500 libras más las 4.500 empleadas en su interior, el Rolls-Royce más caro hasta la fecha. Para la época una auténtica fortuna; con 500 libras se podía comprar una casa en Reino Unido.

rolls-royce-phantom-i-9

rolls-royce-phantom-i-18
rolls-royce-phantom-i-11

Retrospectivamente conocido como el Phantom I, el recién llegado contaba con un motor de seis cilindros y 7.688 cc, considerablemente más potente que su predecesor eduardiano. Su rival llegaría en 1929, con el lanzamiento del Phantom II, que rompía la continuidad en la línea de diseño de los dos anteriores.

Escudo de armas en honor al origen francés de la familia.
Escudo de armas en honor al origen francés de la familia.

Por desgracia, no podrían disfrutar de su costosa creación; Clarence murió en octubre de 1928 con 54 años, tan sólo 18 meses después de ver terminado el Phantom. Su mujer empleó el resto de su vida en promover el vegetarianismo y los derechos de los animales. Moriría el 23 de diciembre de 1959. En 1937 Maude había guardado al Fantasma del Amor en un garaje, en condiciones según los expertos no demasiado favorables.

rolls-royce-phantom-i-8

En 1952 fue comprado por un conocido coleccionista de Rolls-Royce, que modificó ligeramente el exterior para que fuera más acorde con su opulente interior. En 1983 se mudó a España y vendió la mayor parte de su colección. A partir de este punto de la historia nuestro protagonista pasa por muchas manos, que pagan mucho más de lo que les había costado a Clarence y Maude incialmente.

Fue un comerciante inglés llamado Charles Howard, el que finalmente se lo vendió a Rolls Royce en 2004, los cuales a su vez encontraron un nuevo dueño, que hizo las reparaciones pertinentes para que pudiera circular con normalidad (lo ha hecho hasta junio de 2016). Y ahora llegan las buenas noticias, ¡puede ser tuyo! El lote incluye entre otros elementos, extensa documentación del vehículo y una fotografía tomada por los Gasques y su Phantom cuando lo compraron. ¿A quién no le gustaría dar un paseo en el Fantasma del Amor?

Vía: Bonhams
Galería de imágenes:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta