Ferrari trabaja en una tecnología para sus vehículos que monitorizará el estado físico y mental del conductor y ajustará a él la estabilidad y los sistemas de control del tracción del coche.

La tecnología está desarrollada en una serie de aplicaciones patentadas a nivel europeo y mundial. Los documentos muestran cómo Ferrari cuenta con una gama de sensores que facilitarán a los coches del futuro datos del conductor, permitiendo ajustar los parámetros del coche en función del piloto.

ferrari-sensor1
¿Será así el futuro de los coches?

Ferrari lo explica así: “Los conductores tienden a calcular mal, en particular, a sobreestimar sus capacidades de conducción y, aún más importante, sus condiciones psicofísicas. El resultado es que los parámetros dinámicos del vehículos que selecciona el conductor reflejan los deseos del mismo, en lugar de adecuarse a las condiciones físicas y a su competencia”.

La aplicación describe el habitáculo con “varios (preferblemente no invasivos) sensores biométricos y psicométricos que recogerían y transmitirían los valores de variados parámetros del conductor”.

Pero si crees que esto es ciencia ficción, aún hay más detalles: “Los sensores biométricos podrían componerse de aparatos electrónicos que midan la respiración del conductor, la tensión arterial y el ritmo cardiaco, una cámara de televisión que monitorizase los ojos del conductor y así determinase su grado de alerta, otro aparato que registrase la actividad cerebral del piloto. Para rematar, otro controlaría la temperatura del conductor y otro la conductividad de la piel (para determinar el grado de transpiración)”.

La revista Autocar ha tenido acceso a un sencillo diagrama donde puede observarse que estos sensores se instalaríanen el techo del habitáculo, cuadro de mandos, volante y asiento. También incluye una botonera manettino  (muy parecida a la que lleva el Abarth 500 C que probamos, inspirada en Ferrari). Esto parece indicar que la marca de Maranello quiere seguir ofreciendo este sistema de carreras.

Todos estos avances tecnológicos pretenden aumentar la seguridad del conductor y sus pasajeros y se usarían para afinar las caraterísticas dinámicass del coche y tener un conductor más alerta. Sobre esto, ferrari dice: “La respuesta dinámica puede ser modificada para mejorar la seguridad al volante en caso de cansancio del conductor, y aumentar el placer de conducir en los casos de conductores que estén alerta y conduzcan de forma responsable”.

¿Una especie de ángel de la guarda al volante? Pues algo así. Por ejemplo se podría cambiar el modo de conducción de “confortable” o “ecológico” a “deportivo”, de forma automática. Ferrari no deja de innovar… Aunque nos surgen dos dudas: ¿No sería mejor implementar estos sistemas en coches que use el gran público? (cuesta imaginar a alguien durimiéndose al volante de un Ferrari). Y dos: ¿Te imaginas verlos en un Fórmula 1 y frenando a los pilotos en el Gran Premio de Malasia?

Vía: Autocar

Ver galeria (2 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta