El mundo del automóvil siempre ha tratado de evolucionar y seguir mejorando en todos sus aspectos. Un material que está cada vez más integrado en esta industria es la fibra de carbono, también conocida como CFRP (Carbon Fiber Reinforced Plastic). Desde hace unos años lo llevamos viendo en vehículos deportivos, pero últimamente también esta llegando a coches más convencionales con los que podremos cruzarnos por la calle.

Pero empecemos por el principio, ¿qué es la fibra de carbono? La teoría nos dice que se trata de un material compuesto por átomos de carbono que forman fibras muy delgadas (de 5 a 10 micrones). Trenzando las fibras entre sí se crean hilos de gran resistencia. Uniendo cientos de estos hilos se crean las telas de fibra de carbono que serán la base para crear luego las piezas que se quiera.

Para ello se necesitará un proceso más elaborado, colocando las telas de fibra de carbono dentro de moldes y tratándolas con una serie de resinas termoestables. Este método no es el único, pero sí uno de los más utilizados. De esta manera se consigue eliminar el aire, adaptar la tela al molde y compactar las resinas. Una vez acabado el proceso saldrá la pieza de fibra de carbono, que podrá recibir otros tratamientos como limar sus bordes o simplemente pintándola.

Aunque proviene del mundo de la aviación, lo cierto es que la fibra de carbono o CFRP se hizo muy popular en la competición. Los Fórmula 1 tienen multitud de partes hechas en este material que destaca por sus propiedades. Es más fuerte que el acero y más resistente que el aluminio, además de que no presenta la corrosión de los metales y por lo tanto su durabilidad es mayor.

Otra de sus principales ventajas es la ligereza. Con una resistencia tan alta permite utilizar menor cantidad del material para conseguir la misma resistencia que una pieza metálica. El resultado será un ahorro de peso bastante significativo, que es precisamente lo que buscan las marcas en algunos de sus modelos. Además cuenta con una elasticidad superior a la de los metales.

La parte negativa será la complejidad de su proceso de elaboración. Esto hará que su precio se dispare y ese es el principal motivo de que normalmente la fibra de carbono esté más extendida en deportivos de alta gama. Al utilizar resinas termoestables también se complica su reciclaje, pero es algo que podrá mejorarse en un futuro con el uso de resinas termoplásticas.

Hoy en día en los automóviles la fibra de carbono es utilizada en diferentes lugares. En algunas ocasiones su uso es puramente estético y no afectará al rendimiento. Un ejemplo de esta modalidad será las carcasas de los retrovisores o las inserciones del interior hechas en este material. En el otro extremo tendremos a los deportivos que buscarán su ligereza y resistencia para mejorar su comportamiento dinámico.

En ellos podremos ver algunos paneles de la carrocería de fibra de carbono, como el capó o el techo. También se utiliza en componentes aerodinámicos como alerones, difusores o deflectores de aire. Por otro lado están los que directamente utilizan chasis de fibra de carbono, buscando aligerar el peso total mientras que se gana resistencia. Esta tendencia seguro que aumentará en el futuro aplicándose en nuevas zonas.

En los últimos meses también hemos podido ver su aplicación en las llantas. Vimos por primera vez las llantas de fibra de carbono en los Koenigsegg, pero recientemente ya han llegado a otros como el Ford GT, el BMW M4 GTS o el Porsche 911 Turbo S Exclusive Series, modelos significativamente más barato. Son más resistentes y ligeras que unas de aleación, además de llamativas estéticamente.

La fibra de carbono o CFRP ya está en el mundo del automóvil y su futuro es esperanzador. Lo más probable es que el desarrollo de la tecnología y del proceso de elaboración consigan abaratar el coste de este material. De esta forma empezaría a ser asequible para marcas y usuarios, superando la que era una de sus principales desventajas. Teniendo en cuenta esto, podemos estar seguros de que su uso se extenderá considerablemente en los próximos años.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta