Todas las tendencias apuntan a que eso a lo que hemos estado tantas décadas acostumbrados, tener un coche en propiedad, se acaba. Eso de comprar un coche y acarrear con los gastos de mantenimiento, seguros e impuestos tiene los días contados. Los propios propietarios aseguran que como mucho le quedan 10 años de vida.

Puntualicemos un poco. El dato viene del Estudio sobre la movilidad del futuro, elaborado por Europcar Mobility Group España. Sí, es la empresa de coches de alquier “de toda la vida” que ahora tiene otras áreas de negocio como el alquiler de bajo coste y el vehículo compartido. Tradicionalmente, quien paga un estudio obtiene lo que quiere oir, pero hay datos en esta investigación que son llamativos:

  • Un 60% piensa que contar con un coches en propiedad le quedan 10 años de vida.
  • Un 10% opina que será dentro de 20 años.
  • Un 30% cree que no desaparecerá nunca.

¿Por qué tanta animadversión hacia el coche en propiedad? Los habituales: gastos de mantenimiento y seguros (estos dos son los más molestos), los dispendios en combustible, la necesidad de una plaza de garaje, tener que moverse en un vehículo antiguo y la contaminación.

Hay numerosas alternativas (más en grandes ciudades) si uno desea moverse en un vehículo privado… sin que sea suyo. Desde el renting a las nuevas fórmulas de alquiler por minutos o coches compartidos. Llama la atención que apenas uno de cada cuatro encuestados conozca estos tipo de uso del coche y tan solo un 7% lo haya utilizado en alguna ocasión… al tiempo que un 71,4% lo vea “como una  alternativa válida para sustituir al coche en propiedad” en los próximos años”.

Una cifra similar (70,3%) opina que el alquiler por días puede ser una alternativa para sustituir al coche en propiedad. El porcentaje de quienes ven en el alquiler de turismos con conductor al sustituto cae al 55%.

El 70% de los encuestados piensa que los coches de alquiler y los de propiedad como igual de contaminantes. Pero otro dato llamativo es que hasta dos tercios de los encuestados digan que están dispuestos a pagar más por un coche menos contaminante, ya sea híbrido o eléctrico. Eso sí, apenas uno de cada 10 ha conducido un modelo híbrido o eléctrico en su vida. Señalan como frenos la falta de oferta (85,9%), desconocimiento o falta de información (53,5%), mayores costes (50,4%) y la falta de autonomía (45,6%).

¿Cómo agilizar el proceso? Ahí todo el mundo (bueno, la amplia mayoría, un 90%), señala a la digitalización como un paso determinante para agilizar los tiempos de reserva…. si bien en muchos casos la recogida del vehículo se prefire algo más “analógico”

Fuente: EMG

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta