Ford acaba de desvelar el nuevo juguete de los policías americanos. Se trata de un todoterreno, basado en el Explorer que se une al nuevo Interceptor basado en el Ford Taurus que la compañía presentó a principios de año y que reemplazará al Ford Crown Victoria Interceptor cuando finalice su producción a finales de 2011, dado que consume un 20% menos y tiene otros extras que harán las delicias de los hombres de azul.

interceptorsuv-4
Los futuros Ford Explorer y Taurus "Interceptor"

Ahora, este SUV con un motor de seis cilindros en V de 3,5 litros (el Victoria montaba un V8 de 4,6) alcanzará al menos 280 CV. Tiene una transmisión automáticas de seis marchas que combina unas marchas iniciales muy cortas para ganar aceleración. Pocos “malos” se les escaparán, por lo que parece. Las marchas largas, por el contrario, han sido pensadas para mejorar la eficiencia en el consumo a velocidades de crucero, de forma que mantengan las revoluciones más bajas.

Comparado con un SUV “civil” de Ford, el Interceptor es más largo, tiene mejores y más potentes frenos, un mejor alternador y un radiador más grande. Su transmisión AWD también tiene una unidad de transferencia de potencia refrigerada por agua, lo que suena bien.

Al igual que el Taurus sedan (disponible con motores 3.5 V6 atmosférico y 3.5 V6 EcoBoost de 263 y 365 CV respectivamente, con tracción integral) en su interior ofrece asientos delanteros diseñados para guardar cinturones de trabajo (imaginamos que con esto se refieren a las pistolas, rifles, etc.) y una palanca de cambios que va montada de forma distinta para disponer de más espacio en todo el área del salpicadero. Los asientos traseros, están tapizados en vinilo para limpiarlo con más facilidad (¿la sangre?) y se pueden abatir para tener más espacio de carga. Por cierto, los policías americanos no tendrán problema con esto, pues la parte trasera está diseñada para cargas de más de 363 kilos de peso.

interceptorsuv-2
Asientos traseros del Interceptor

Algunos de los “extras” del vehículo incluyen airbags laterales de cortinilla, tecnología de control de curva para reducir las posibilidades de volcar en el fragor de una persecución, el sistema AdvanceTrak que minimiza el deslizamiento no deseado de las ruedas y, por supuesto el sistema de información Blind Spot, que no deja de ser una especie de radar que detecta vehículos en el punto ciego de visión del conductor y le avisa de tráfico que se acerca peligrosamente cuando va marcha atrás o aparca. Todos estos extras están disponibles en muchos de los vehículos normales de Ford.

En este SUV, claro está, también se pueden añadir funciones y controles en el volante, para que los oficiales se creen sus propios mandos para activar las sirenas o las luces policiales que nunca deseamos ver por nuestro retrovisor. Aunque quizás sí que sería divertido poder instalarse algo así en tu coche.

En cuanto al sedán Taurus que también usará la policía estadounidense, se distingue de la versión de calle por tener una carrocería más barata y sencilla de reparar, importantes refuerzos estructurales para superar un test de choque en la parte trasera a 120 km/h, frenos de mayor potencia, una dirección retocada para ofrecer un menor radio de giro, y modificaciones interiores muy similares a este SUV.

Fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta