Cuando la mayoría de nosotros pensamos en coches híbridos, pensamos en un coche que puede funcionar tanto con electricidad como con gasolina. Ahora, alguien con el nombre David Phinney ha llevado el concepto a un nuevo nivel soldando una carrocería de un Ford Mustang de 1969 a la estructura (o al menos la parte importante de ella) de un Toyota Prius. Así que sí, podemos decir que este hombre se ha adelantado a la propia marca en el lanzamiento de un Mustang híbrido.

Phinney es un miembro del grupo de Facebook Like Photoshop, but with welding (Como Photoshop, pero con soldaduras), el lugar perfecto para publicar algunas imágenes de su loca creación. El trasplante de piel fue sorprendentemente realista en términos de medidas. Como señala The Drive, la distancia entre ejes del Mustang es apenas 4 centímetros más larga que la del Prius. El potro ahora amansado también es solo 7,6 cm pulgadas más ancho que el híbrido nipón. Bastante aceptable el resultado, considerando todo.

Bajo el capó no hay un enorme motor V8, sino el corazón tertacilíndrico del Prius, con 1.8 litros de cilindrada y un total de 136 CV con la ayuda de su motor eléctrico (sin él, la potencia sería de 99 CV). Por supuesto, dado que este no es un cambio complejo, tan solo una sustitución de carrocería, todas las características híbridas de la berlina japonesa deberían funcionar igual de bien. Eso es vital para el primer Mustang híbrido fabricado, mucho antes de que la propia Ford haya mostrado el suyo.

Ahora bien, seguramente pienses que apenas un centenar de jacos no es suficiente para lo que suele estilar este pony car tan icónico. Sin embargo, cabe recordar que, en 1969, el escalón de acceso lo ponía un bloque de seis cilindros en línea de 3.3 litros que generaba apenas 120 CV, e incluso entonces, era casi 50 kilos más pesado que un Prius. Apuesto a que este concepto tan peculiar podría enfrentarse con dignidad a su némesis de los 60 y 70, todo ello manteniendo un consumo inferior a los 5 l/100 km.

Según el propietario, el vehículo está registrado como un Ford Mustang de 1969 y ha estado en carretera durante unos seis meses. Entonces, sabemos que es algo real y funcional, no solo otro ejemplo de cirugía automotriz fallida. También significa que podemos decir que hay al menos un Mustang híbrido circulando, incluso si Ford no lo construyó. Nos encantaría ver cómo se conduce este coche, pero dado que se trata “solo” de estética, probablemente no sea demasiado diferente a otro Prius.

Fuente: The Drive

Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta