Los coches autónomos son el futuro de la conducción. Por ello mismo son muchas las firmas automovilísticas que están centrando sus estudios en el desarrollo de este tipo de vehículos. Un claro ejemplo de ello es el caso de Ford, que ha desarrollado un sistema de lenguaje visual para los vehículos autónomos.

La comunicación entre conductores, ciclistas y peatones es fundamental para la conducción y la seguridad de todos ellos. Pero uno de los aspectos que más preocupa a los desarrolladores de los coches autónomos es la comunicación de éstos con el resto de usuarios de las carreteras.

Ford ha probado un sistema de iluminación que indica que está haciendo el coche autónomo y que va a hacer. El sistema se basa en un conjunto de luces de colores situadas en la parte superior del parabrisas que permite conocer a los peatones los planes del vehículo.

Para que las pruebas gozasen de la mayor realidad posible, la empresa americana ha creado el Human Car Seat, que fue instalado dentro de una Transit Connect. El sistema creado para estas pruebas consistía en disimular al conductor del vehículo tras el reposacabezas de tal modo que desde fuera del vehículo pareciese que éste circulaba sin conductor.

Con ésto querían comprobar las reacciones de los viandantes ante un coche autónomo calibrando las respuestas a la barra de luces situada en el techo que emitía destellos de color blanco, púrpura y turquesa para indicar cuando el vehículo estaba circulando, a punto de ponerse en marcha o ceder el paso. Las pruebas mostraron que el 60 % de las 173 personas encuestadas después de encontrarse con la Transit Connect pensaban que se trataba de un vehículo autónomo.

Esta prueba, que complementa las investigaciones ya realizadas en Estados Unidos, se llevó a cabo en colaboración con  la Universidad Tecnológica de Chemnitz, en Alemania. “El contacto visual es importante, pero nuestro estudio demostró que, en primer lugar, los usuarios de la carretera miran para ver lo que hace un vehículo. El siguiente paso es ver cómo podemos asegurarnos de que las señales luminosas sean más claras e intuitivas para todos”, dijo el doctor Matthias Beggiato, del Departamento de Psicología de la universidad.

Con el objetivo de desarrollar un vehículo autónomo para 2021 con todo tipo de garantías, Ford trabaja sin cese para asegurarse que la gente confíe en este tipo de vehículos.

La última prueba de Ford señala que hubo un importante nivel de aceptación y confianza en las señales emitidas por el coche autónomo, proporcionando así una base sobre la que los investigadores podrán perfeccionar este sistema de lenguaje visual.

Fuente: Ford

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta