El mantenimiento de los automóviles no pasa por el mejor de sus momentos en nuestro país. La inversión que dedicamos los españoles al cuidado de nuestro coche lo dice todo. Somos auténticos descuidados y cada vez le prestamos menor atención a nuestro coche. Si podemos, incluso no solo estiramos mucho más allá de lo razonable las inspecciones de mantenimiento, sino incluso hacemos por olvidarnos de ellas hasta que el coche dice basta.

El gasto que hacemos los españoles en el cuidado y mantenimiento del automóvil sigue disminuyendo. Según el I Informe Cuida el motor de tu vida que ha estudiado la situación del mantenimiento responsable del vehículo en las familias españolas durante los últimos cinco años, el gasto que realizamos en el mantenimiento del vehículo sigue reduciéndose pese a que la economía española crece a ritmos significativos (+ 3,2 % en 2016) durante los últimos tres años, el paro se ha reducido (-10,8 % en 2016) lenta pero constantemente en este período y el gasto de las familias (+ 2,6 % en 2016) ha aumentado ligeramente.

El informe realizado por Eurotaller, la Red de talleres de mayor implantación en España, indica que sólo “en 2016, la inversión familiar en mantenimiento responsable del vehículo cayó un 15,9%, hasta situarse en un gasto medio de 507 euros al año” mientras que “el gasto en bares y restaurantes aumentó un 9,1 % (hasta los 2.780 euros de media). Para echar más leña al fuego, el informe destaca que, en ese mismo período (2016), los defectos detectados por las ITV en turismos experimentaron un alza ciertamente preocupante, tanto entre los defectos considerados leves (+8,3 %) como especialmente entre los más graves (+13,1 %). Lejos de cuidar los coches, cada vez nos despreocupamos más de ellos.

Según el mismo informe, si ampliamos la perspectiva del problema al analizar los últimos cinco años de evolución económica, la situación de la seguridad vial se ve ciertamente comprometida debido a la baja preocupación que los españoles manifestamos por el mantenimiento de nuestros vehículos. Así, entre 2012 y 2016 el gasto medio en talleres cayó un 21,7% mientras que el número de defectos en los turismos detectados por la ITV aumentó en un 34,7%. Por el contrario, en esos mismos cinco años, el gasto medio familiar se incrementó muy levemente, pasando de 28.152 euros de media en 2013 a los 28.200 euros de media en 2016, aunque con un profundo valle entre medias después de la fuerte caida experimentada en 2013 que llevó el gasto medio a los 17.098 euros de gasto medio.

Mientras el gasto medio en mantenimiento del coche se ha reducido desde los 647 de coste medio en 2012 a los 507 euros de media en 2016, el gasto medio en bares y restaurantes se ha incrementado desde los 2.459 euros del aó 2012 hasta los 2.780 euros de media en 2016.

“El aumento de la siniestralidad unido al crecimiento de los defectos detectados por las ITV durante estos últimos años, hacen muy difícil que la sociedad pueda asumir que la mejora de la economía y el incremento del gasto medio anual de las familias no esté acompañado de un mayor cuidado del coche”!, afirma Carlos Calleja, director de Eurotaller. La relación directa que existe entre hacer un mantenimiento periódico y responsable del coche y la seguridad al volante nos obliga a todos a recordar la responsabilidad que supone de cara al resto de la sociedad realizar un correcto mantenimiento de los vehículos que tenemos en propiedad.

Fuente: Eurotaller
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta