Las terribles consecuencias del terremoto de Japón, unido al renacer de General Motors (GM), han conseguido que el gigante de Detroit vuelva a ser el mayor fabricante del mundo en la primera mitad de 2011.

Según los datos ofrecidos por General Mortors en un comunicado, sus ventas subieron un 8,9 % en el primer semestre de 2011, hasta alcanzar los 4,53 millones de unidades. Con 4,13 millones de unidades, el segundo clasificado es el Grupo Volkswagen AG. Toyota, incluyendo su marca Lexus y sus filiales y filiales Daihatsu Motor Co. y Hino Motors Ltd., alcanzó los 3,71 millones de unidades vendidas.

La producción del fabricante de automóviles Toyota, con sede en Japón, cayó un 23% hasta los 3,37 millones de unidades en el primer semestre. Hay que tener en cuenta que la compañía debió suspender la producción tras el terremoto de magnitud 9 y el tsunami que se produjo en marzo (aunque logró que no aumentasen en exceso sus precios de venta, al menos en España)  Toyota espera para entrar recuperar la plena producción en septiembre, un mes antes de lo anunciado, según afirmó en un comunicado del dos de agosto.

Pero incluso si se recupera la producción de Toyota, en realidad costará unos cuantos meses recuperar el nivel de las ventas, ya que se tarda un tiempo en entregar los vehículos a los concesionarios, por lo que los analistas de mercado japoneses esperan que las ventas de Toyota estén por la de detrás de Volkswagen el resto del año.

General Motors centra su aumento de ventas en EE.UU., donde subió 669.065 vehículos en el segundo trimestre, según un informe de Autodata Corporation. El Chevrolet Cruze fue el automóvil más vendido en el mercado en junio y la camioneta Chevy Silverado camioneta sigue siendo el vehículo del segmento más popular, sólo por detrás del F-Series de Ford.

¿Y Hyundai, el fabricante coreano que tiene ambiciosos planes para liderar el mercado? La mayor empresa automotriz de Corea del Sur, tuvo una subida del 11% en el primer semestre.

Volkswagen, como veíamos, ha pegado el primer zarpazo en sus apuesta empresarial de cara a ser el primer fabricante mundial. Quizás antes de lo esperado, porque sus planes son más a medio plazo y no espera see líder de ventas mundal hasta 2018.

Las acciones de Toyota cayeron un 3,8% al concerse estos datos, así que ahora le toca mover fucha y trabajar duro para recuperar su anterior posición de privilegio.

Vía: Bussiness Week

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta