Cuando pruebas un Head Up Display (HUD) lo primero que te preguntas es cómo ese sistema no se incluye en todos los coches del mercado. Nosotros probamos por vez primera el original (de Saab) en el Saab 9-5 y, de verdad, es una maravilla de la seguridad, ya que no necesitas desviar la mirada de la carretera ni distraer la conducción ni un solo instante.

Ahora que la conectividad móvil crece y los conductores necesitan más información, hay que mostrarla de la forma que menos distraiga. Eso significa que el mercado de los HUD para coches podría estar a punto de crecer de forma significativa.

¿Pero cómo están evolucionando esos sistemas? ¡Cómo no! Pioneer Corporation de Japón, lanzará este año su primer HUD basado en la novedosa tecnología de proyección de microvision este año. Los principales fabricantes de automóviles estadounidenses planean integrar la tecnología en sus vehículos para 2016, afirma Lance Evans, director de desarrollo de negocio de la empresa. El proyector de imágenes de Microvision funciona gracias a láseres semiconductores y a un espejo microscópico.

El HUD de esta compañía ya se ha instalado en algunos prototipos de vehículos, pero hasta ahora resultaba demasiado caro para los modelos comerciales. Ahora que han bajado los precios de los láseres verdes, que suponían una parte importante del precio final de la pantalla, la tecnología podrá ser competitiva con las pantallas tradicionales.

La mayoría de los HUD que existen generan imágenes usando LCD (pantallas de cristal líquido). Los diodos emiten luz y una serie de pantallas de cristal líquido (que funcionan como persianas), hacen que esta llegue a cada pixel o no, según se necesite. Este método requiere mucha energía y a veces las imágenes no son lo suficientemente luminosas como para verlas a plena luz del día. Las pantallas nuevas usan aparatos de cristal líquido o cientos de diminutos espejos para reflejar la luz sobre cada píxel. Y aunque este tipo de pantallas gasta menos energía, sigue sin ser demasiado luminosa.

Hay otras empresas desarrollando HUD basados en láseres, pero Microvision fue la prionera en proponer este sistema y lleva la delantera en cuanto al desarrollo de la tecnología. Su sistema usa tres láseres –uno rojo, uno verde y uno azul- y un único espejo de silicio de un milímetro de diámetro que se inclina sobre dos ejes. El láser emite luz a diferentes intensidades y los tres colores se combinan para producir el color final del píxel. Los láseres emiten luz sobre el espejo, que se mueve rápidamente en sentido horizontal y vertical, pintando la imagen sobre el parabrisas píxel a píxel.

Esto sucede tan rápido que la imagen parece estática. Los colores puros y saturados de los láseres dan como resultado imágenes más nítidas y con un mayor contraste, así que resultan visibles incluso a plena luz del día. Iluminar píxel a píxel también ahorra energía. Y usar un único espejo en vez de toda una serie de ellos hace que el aparato sea más pequeño, sencillo y barato.

El coste final del producto de Microvision depende sobre todo del precio de los láseres verdes avanzados. Tradicionalmente ha resultado difícil fabricarlos, pero en los últimos años, una media docena de productores han desarrollado láseres verdes puros más baratos y están empezando su fabricación a gran escala. Ahora los láseres verdes cuestan unos 150 euros, pero podría reducirse más, hasta que toda la pantalla cueste eso.

Vía: MIT

1 COMENTARIO

Deja una respuesta