En el Salón de Ginebra 2013 en marzo, Ferrari presentó su último superdeportivo insignia, al que bautizó con el polémico nombre de LaFerrari. Es una bestia de 963 CV conseguida al combinar un propulsor V12 de 6.262 cc de 800 CV (capaz de alcanzar 9.250 rpm y con un par motor de 700 Nm) con un motor eléctrico, que aporta 120 Kw (163 CV).

Ahora, unos meses después de conocer al sucesor del Ferrari enzo llega este reloj diseñado para que coincida con la apariencia del LaFerrari. El Hublot MP-05 LaFerrari se ha desarrollado por completo en paralelo al vehículo, desde el punto de vista técnico y del diseño, y junto a los equipos de Ferrari. Entre ellos podemos encontrar muchos puntos en común. Con unos 640 componentes en el caso del movimiento, que incluye, además, un Tourbillon, y una reserva de marcha de alrededor de 50 días (récord mundial para un reloj tourbillon) gracias a sus 11 barriletes dispuestos en línea, a modo de auténtica columna vertebral, e interconectados de forma que no se descarguen unos a continuación de otros, sino que sean solidarios unos respecto a otros.

El reloj, muy trabajado desde el punto de vista de la forma, en particular, gracias a un cristal de zafiro de forma compleja que recuerda claramente a las líneas del vehículo y a un fondo abierto, se ha realizado en titanio con PVD negro. En la parte superior central, una inserción de titanio y carbono revela la corona de remontaje. La corona de puesta en hora, por su parte, está situada debajo de la caja. Ambas están totalmente integradas en el diseño, de modo que resultan prácticamente invisibles.

El movimiento presenta una original visualización debido, en primer lugar, a que el pequeño segundero se encuentra en la parte delantera y en vertical gracias a un cilindro de aluminio fijado en la cage del tourbillon suspendido. Las horas y los minutos aparecen a la derecha de los barriletes y se muestran asimismo gracias a un cilindro de aluminio anodizado negro cada uno. A la izquierda se encuentra el cilindro correspondiente al indicador de la reserva de marcha. Las barras de refuerzo de aluminio anodizado rojo, situadas a ambos lados, recuerdan al rojo característico de Ferrari.

Para facilitar la lectura de la hora, en cada cilindro se ha maximizado el tamaño de las cifras con el uso de SuperLuminova™ blanca con el fin de optimizar la visualización y facilitar la lectura. El conjunto se completa con una correa de caucho y una hebilla desplegable especial de titanio con PVD negro. Por supuesto, necesita un buen garaje, de ahí que su estuche sea muy exclusivo, realizado en piel Schedoni y fibra de carbono. Dicho estuche incluye las herramientas específicas para dar cuerda al reloj y su diseño se ha inspirado también en el universo automovilístico.

Y sí, será bastante más exclusivo que un Ferrari LaFerrari. Mientras que del deportivo se fabricarán 499 unidades, solamente habrá 50 piezas numeradas del Hublot MP-05 LaFerrari, una edición limitadísima de la que no se sabe todavía su precio… si bien se indica que costará unos 300.000 dólares. Una auténtica fortuna para la mayoría de nosotros, pero piensa que si alguien es capaz de gastarse el millón de euros que cuesta un LaFerrari… ¿por qué no pagar un poco más y tener también el reloj perfecto para acompañarlo?

Fuente: Hublot
Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta