Logo de Noticias Coches
punto recarga coche electrico
Mario Nogales

Insuficiente y mal repartida: análisis de la infraestructura de recarga en España

No es nada nuevo que la infraestructura de recarga en España es una de las asignaturas pendientes para el desarrollo pleno de la electromovilidad. Muchos colectivos y estudios han dejado claro que hace falta trabajar en este ámbito en los próximos años. De hecho, lo último que nos llega dice claramente que la infraestructura es insuficiente y que está mal repartida. La información sale de un informe hecho por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) y el Observatorio de Sostenibilidad, y tiene datos muy llamativos.

Han tratado de analizar la capacidad y despliegue de la actual red de recarga de vehículos eléctricos en las carreteras españolas para ver si realmente es viable que esta tecnología se imponga a los motores de combustión tradicionales. Sin embargo, se toparon con un problema que podría ser importante, y es que solo el 36 % de los puntos de recarga están en las carreteras principales o en entornos rurales. Por no hablar de que solamente el 2 % de los cargadores cuentan con una potencia igual o superior a 150 kW.

Aunque nuestro país se está postulando como un hub europeo de la electromovilidad, con la llegada de la fábrica de baterías a Sagunto y la producción de modelos eléctricos, lo cierto es que está a la cola en cuanto a los puntos de recarga. La mayoría de cargadores están en los núcleos urbanos, por lo que no ayudan durante un viaje y tampoco se está cumpliendo ese estándar europeo de tener, al menos, un punto de carga cada 60 kilómetros. Esa premisa se cumple en menos del 5 % de la red de carreteras y hay mucha desigualdad entre comunidades.

Se debería extender la infraestructura de forma equitativa entre la España urbana y la rural para garantizar una correcta vertebración territorial. Pero otro problema que se ha detectado en este estudio es que los tramos más largos sin disponibilidad de carga están en las áreas más interiores, la franja costera mediterránea y del atlántico sur está mejor cubierta. Un ejemplo muy llamativo es que en Galicia, Cantabria, La Rioja y Navarra no hay un solo conector de altapotencia. En este aspecto, hay otras nueve provincias donde pasa lo mismo, la mayoría en zonas del interior.

Eso significa que en el 28 % de la superficie de la Españapeninsular no hay acceso a carga rápida pública. Teniendo en cuenta que la llamada «España vaciada» es la que está produciendo masivamente la energía renovable, lo justo sería que tuvieran también acceso a la infraestructura de recarga para realizar desplazamientos que suelen ser más largos. En estas zonas se calcula que hay un punto de carga cada 349 km², nada que ver con un punto cada 4,1 km² que se registran en las áreas urbanas.

Entre las recomendaciones hechas por ECODES y el Observatorio de Sostenibilidad, destaca la necesidad de hibridar las instalaciones de energías renovables en el territorio con los nuevos puntos de recarga. Eso tendría ventajas como un coste de carga reducido debido a que allí se genera la energía. También se propone promover ayudas y beneficios fiscales a particulares y empresas para que apuesten por la implementación de puntos de recarga.

Fuente: Ecodes

  • coches eléctricos
  • recarga