Cualquier amante de los coches se ha imaginado alguna vez con un vehículo superdeportivo en su propiedad. El problema de esta fantasía está en el precio, ya que habitualmente cuentan con precios desorbitados. Pero por suerte para algunos, estos coches se encuentran a su alcance.

Ferrari, es una de las marcas más deseadas y populares de este sector, pero hacerse con uno de ellos no es tan sencillo. En 2017 sólo 52 Ferraris fueron vendidos en nuestro país.

¿Se imagina ir a comprar uno de ellos, desembolsar una elevada e importante cantidad de dinero y realmente adquirir un coche cuyo valor sea de una décima parte del deseado? Pues no es una cuestión tan descabellada.

En Arteixo, Galicia, la Policía Local ha intervenido un supuesto Ferrari F430. Los agentes, que dieron el alto al vehículo en un control rutinario, descubrieron que el superdeportivo no resultaba ser lo que parecía, sino que era un Ford Cougar. Los policías, al solicitar al puesto de mando información sobre dicho vehículo se toparon con que sus matrículas no correspondían al modelo que las portaba.

Así es el modelo del que partía la transformación.

El vehículo, que pertenece a una empresa de compra-venta de coches, habría sido modificado para hacerse pasar por el famoso F430 y ser vendido como tal.

Este mismo negocio ha sido el encargado de la transformación de este vehículo. Ésta se ha llevado a cabo manteniendo la estructura original y el motor del Ford Cougar. Del mismo modo, para la carrocería exterior y los acabados interiores se habrían empleado multitud de elementos falsificados, así como decenas de kilos de masilla para modificar la carrocería.

Este es el modelo que pretendían imitar los falsificadores.

Según ha hecho saber la Guardia local, la falsificación de este vehículo tenía como propósito ser vendida haciéndose pasar por el deportivo italiano.

La marca italiana, que ha sido conocedora de este suceso, ha anunciado que va a interponer una demanda contra el propietario del negocio por violar la propiedad industrial de la marca.

Fuente: La Voz de Galicia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta