No son pocas las veces en las que os hemos insistido en las consecuencias que conlleva no llevar los papeles en el cocheSin embargo, ahora os mostraremos las consecuencias gráficas de no hacerlo en Reino Unido.

Y es que de los mismos creadores de “nos hemos llevado tu Ferrari en la grúa”, llega “nos hemos llevado tu Ferrari al desguace para torturarlo y destrozarlo”, es decir, la policía británica.

Respecto a las razones que llevaron a la policía a llevarse en la grúa el Ferrari 458 Speciale Aperta, y ahora llevarse al desguace este Ferrari 458 Spider valorado en cerca de 243.599 euros, son bastante similares, aunque con grandes matices.

Según comentaba el medio local, Birmingham Live, el empresario millonario Zahid Khan fue parado por la policía en abril del año pasado ante las sospechas de que se trataba de un vehículo robado.

Zahid Khan, en un miércoles cualquiera con su deportivo y su Jet

Zahid, argumentó que lo había comprado por la vía legal en una subasta. Y que a través de un intermediario, se había hecho con este Ferrari cuyas piezas eran todas oficiales de la marca sin ningún tipo de modificación no homologada sobre el coche original.

Los agentes le pidieron por tanto los papeles que atestiguasen todo esto, pero en aquel momento Zahid no tenía en posesión todos los documentos requeridos.

La policía por tanto requisó el Ferrari, y se le comunicó de que tenía un vehículo de categoría B. Lo que significa que no es apto para conducir por las carreteras del país y por tanto su estructura debía ser destrozada (según estipula la ordenanza británica).

Pero aquí viene lo sorprendente del asunto. La policía le informó de esto último a Zahid una vez ya se habían llevado el Ferrari al desguace para destrozarlo. Imaginamos la incredulidad de Zahid al ser informado de esto en el juzgado mientras llevaba los papeles que confirmaban que era legalmente poseedor del coche y con el resto de documentos en regla. 

Pero entonces, ya era demasiado tarde.

Recientemente Kahn, subía un vídeo en su página personal de Facebook en el que mostraba la forma en la que torturaban a su Ferrari hasta dejarlo hecho una pena. Según él, la policía había destrozado de manera “ilegal” su Ferrari.

No obstante, ante la difusión de la noticia en los medios, la policía comunicó que Kahn no tenía un seguro válido para su deportivo. Y que por lo tanto simplemente se habían acogido a lo que la legislación vigente estipulaba al respecto.

No sabemos de momento la exactitud de los hechos, pero lo cierto es que las imágenes resultan hasta duras de ver. Pobre Ferrari, él no tenía la culpa.

Fuente: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta