En un futuro cada vez más próximo donde los coches cuenten con conducción autónoma, las cabinas de éstos estarán diseñadas para la relajación del usuario. Leer, ver una película o descansar durante el trayecto serán varios de los actos que protagonizarán los pasajeros de estos vehículos. Pero ésto traerá de la mano uno de los problemas más habituales en los coches: el mareo, algo normal y que afecta al 70% de los pasajeros.

“A medida que avanzamos hacia un futuro con vehículos autónomos, donde los ocupantes tendrán más tiempo para trabajar, leer o relajarse en los viajes largos, es importante desarrollar vehículos que se puedan adaptar para reducir los efectos del mareo de forma individual” señala Spencer Salter, investigador de tecnologías de la compañía rbtitánica.

El grupo Jaguar Land Rover terminará a finales del mes de noviembre la primera fase del estudio que se encuentra realizando sobre este problema. Los resultados de la investigación indican que se podrán reducir los efectos de los mareos en al menos el 60% de los casos o incluso llegar a desaparecer. Los datos obtenidos se podrán utilizar para personalizar de forma automática el estilo de conducción y “la creación de un estilo ideal de conducción para el vehículo autónomo”.

Actuales modelos de la compañía ya cuentan con prestaciones para minimizar la sensación de mareo durante los traslados. Un claro ejemplo es el Jaguar E-Pace, el cual cuenta con un total de 26 posiciones del asiento así como la posibilidad de refrigerar el asiento, dos medidas que ayudan a reducir las sensaciones de mareo. Del mismo modo, este modelo cuenta con el sistema Adaptive Dynamics, el cual reduce el movimiento del vehículo en carretera propiciando a los pasajeros una mayor comodidad durante sus viajes.

Los resultados de dichas investigaciones ya se están incluyendo en los nuevos modelos con el fin de crear interiores totalmente personalizados en los futuros lanzamientos.

Fuente: Jaguar Land Rover

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta