Jannarelly, con sede en Dubai, llegó a buen término por el deseo de su fundador de poseer un automóvil con el carácter de una máquina de la década de los 60, pero con todas las ventajas de utilizar componentes modernos. El resultado se llama Jannarelly Design-1, un modelo altamente personalizable capaz trasladarnos a una experiencia de conducción te tiempos más añejos.

Echemos un vistazo a su ficha técnica: el chasis es tubular de acero y aluminio y, sobre esta, se asienta una carrocería de fibra de vidrío para dejar un peso en vacía de 810 kilos. Opcionalmente se puede equipar con una carrocería de fibra de carbono que ayuda a reducir la masa en 50 kg. El motor encargado de impulsar esta máquina en un V6 de 3.5 litros y 325 CV de origen Nissan, suficiente para alcanzar los 100 km/h en 3,9 segundos y los 220 km/h de velocidad máxima.

No se especifica el código del propulsor, pero seguramente sea la misma que equipó el Nissan 350Z y otros modelos de Infiniti. La potencia llega al eje trasero a través de caja de cambios manual de seis velocidades y un diferencial de deslizamiento limitado. Las ruedas son unas Toyo R888, con un tamaño de 16 pulgadas. Todo esto viene de serie, salvo el control de tracción, que es opcional.

Cuesta creer que el autor de esta barchetta sea Anthony Jannarelly, el mismo hombre que dio vida al radical W Motors Lykan Hypersport. “A menudo me preguntaban si conducía un Lykan y decía que no, y me preguntaban qué tipo de coche me gustaría conducir a diario. Comencé a esbozar algunas ideas durante un vuelo y luego conocí a mi ahora compañero, Frederic Juillot” dijo Jannarelly. Quisieron lanzar su propia marca de deportivos y lo consiguieron.

Jannarelly, con sede en Dubai, anunció que producirá 499 de sus nuevos roadsters Design-1, que se lanzarán oficialmente en el próximo evento Salon Privé en los jardines Blenheim Palace, Reino Unido. Como cualquier vehículo de fabricación artesanal, la personalización será tan amplia que será difícil ver dos iguales. Se puede pedir con o sin techo, con un parabrisas más bajo o con una decoración a gusto del consumidor.

Los precios comienzan a partir de 85.000 libra esterlinas, unos 94.500 euros al cambio. Puede parecer mucho teniendo en cuenta que no ofrece elementos de equipamiento como una gran pantalla con un sofisticado sistema de infoentretenimiento, un cuadro de instrumentos digital o una transmisión automática de doble embrague. El Jannarelly Design-1 es un coche diseñado, únicamente, con el placer de conducir en mente.

Vía: Car and Driver
Galería de fotos:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta