El Jeep Compass 4xe es la versión híbrida enchufable del Jeep Compass. Destaca entre los SUV con esta tecnología porque promete buenas cualidades para moverse fuera del asfalto, ya que se ofrece siempre con tracción total… y si quieres moverte por ciudad ofrece suficiente autonomía en modo eléctrico para tener la etiqueta cero emisiones de la DGT y todas sus ventajas. Ya está en venta desde 43.200 euros, un precio no demasiado elevado si se observa a la competencia.

El sistema de propulsión es parejo al que conocimos en el Renegade 4Xe. Cuenta con un motor 1.3 de gasolina, con 130 o 179 CV de potencia, sobrealimentado, que mueve las ruedas delanteras, con otro eléctrico ubicado en el eje trasero con 45 kW (60 CV) que mueve las ruedas traseras. Cuenta con una caja de cambios automática de seis relaciones y la potencia total del sistema es de 190 o 239 CV.

La parte eléctrica está alimentada por una batería de iones de litio de 11,4 kWh de capacidad, ubicada bajo los asientos traseros y que apenas reduce en 18 litros el volumen del maletero. Homologa una autonomía en modo eléctrico de 52 kilómetros. La toma de recarga está en la aleta posterior izquierda. En un enchufe doméstico de 2,3 kW la batería se carga por completo en menos de cinco horas, tiempo que se reduce a una hora 40 minutos si se cuenta con un Wallbox de 7,4 kW.

Cuenta con los modos habituales en coches con esta tecnología:

  • Hybrid: Emplea el uso del motor eléctrico, pero pone en marcha el de combustión si se activa la tracción total (para servir también de generador eléctrico y no perder tracción si se agota la batrería) o la demanda de aceleración sea alta.
  • Electric: Prioriza el motor eléctrico, anulando la tracción total. La velocidad máxima es de 130 km/h (por 200 km/h en el modo anterior).
  • E-Save: Conserva la carga de batería para usar más tarde (como en una zona de bajas emisiones, por ejemplo).  Puede también aumentarse, usando el motor de combustión como generador, hasta el 80%.

 

 

Es posible también variar el grado de regeneración eléctrica. De este modo, seleccionando una mayor regeneración al soltar el pedal del acelerador perderás velocidad antes (menor inercia) para transformar más energía cinética en electricidad.

La tracción total se selecciona desde el mando de la consola Select Terrain que conocimos en nuestra prueba del Jeep Compass. Permite elegir entre varios modos en función del terreno por el que se vaya a circular (nieve, arena, barro y rocas, además del automático). A ellos esta variante híbrida enchufable suma el modo Sport, que mejora las prestaciones.

Tras el inicio de su preventa a principios de año con la edición especial Firt Edition (que se vendía exclusivamente con la variante más potente de 239 CV, en variantes Urban y Off-Road), la gama es más variada. La dotación es muy completa desde el acabado de partida. Estos son algunos de los elementos más destacados que incluyen:

  • Limited: Presume ya de llantas de aleación de 18 pulgadas, faros halógenos (luces diurnas por LED), faros antiniebla, sensores de lluvia y luces, múltiples airbags, sensores de aparcamiento, climatizador bizona, volante multifunción forrado en cuero, sistema multimedia Uconnect con pantalla de 8,4 pulgadas con navegador, Bluetooth, Apple CarPlay y Android Auto..
    No faltan ayudas a la conducción como la alerta de cambio involuntario de carril, alerta de colisión con activación de las luces de freno, control de estabilidad antivuelco, control de estabilidad del remolque, alarma pre-colisión, control de velocidad de crucero…
  • Trailhawk: La versión más preparada para salir al campo cuenta con llantas de aleación de 17 pulgadas, faros bi-xenon, acceso y arranque sin llave o los restrovisores exteriores abatibles eléctricamente.
  • S: La variante de enfoque «deportivo» luce llantas de aleación ligera de 19 pulgadas o tapicería de cuero, además de todo lo anterior.

Fuente: FCA
Galería de fotos:

Ver galeria (29 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta