En lo que tal vez sea una ironía, Japón lanzó un programa piloto destinado a crear una sociedad libre de carbono al externalizar su contaminación a Australia. Para ello, Kawasaki Heavy Industries, en colaboración con Iwatani Corporation, Shell Japan y J-Power, ha lanzado el primer barco de transporte de hidrógeno líquido del mundo, el Suiso Frontier.

Japón y Corea están avanzando en sus esfuerzos por construir una nueva economía energética que pueda hacer que el hidrógeno líquido sea tan común como el petróleo o el gas natural. Esto permitiría, en particular, una conducción mucho más libre de emisiones gracias a los coches, camiones y, posiblemente, aviones de celdas de combustible. El objetivo del piloto es iniciar una cadena de suministro internacional de energía de hidrógeno.

El carguero Kawasaki Suiso Frontier viajará de Australia a Kobe, Japón, transportando 1.250 metros cúbicos de hidrógeno líquido enfriado a 253° C bajo cero en contenedores aislados al vacío. Midiendo 116 metros, el buque no se mueve con una energía tan “limpia” como la que transporta; funciona con motores diésel. Hasta el momento, el único barco de gran tamaño de bajo consumo y emisiones es el crucero híbrido Hurtigruten Roald Amundsen.

Básicamente, el gas se condensa en su forma líquida, más pequeña y fácilmente transportable. La idea aquí es alentar aún más los objetivos de desarrollo sostenible de Kawasaki, o, básicamente, la exploración de fuentes de energía alternativas y ecológicas. En 1981, Kawasaki fue la primera compañía asiática en fabricar un carguero de gas natural licuado; producir el primer vehículo de hidrógeno líquido como siguiente paso, simplemente, tenía sentido.

Pero hay una advertencia bastante significativa a la declaración anterior de Kawasaki, y es el hecho de que el buque no estará realmente en funcionamiento hasta finales de 2020. El barco existe, pero “aún queda mucho trabajo por hacer” antes de que el Suiso Frontier pueda llegar a ser una auténtica realidad en los mares y ser capaz de cargar con las 8.000 toneladas de hidrógeno que promete.

Los cruceros más grandes del mundo emiten más emisiones nocivas que todos los coches de Europa

“En la actualidad, este es el único barco en el mundo que aplica el estándar de seguridad provisional de la Organización Marítima Internacional para transportar hidrógeno líquido, y cuando complete sus pruebas en 2020, esperamos que su enfoque de seguridad se convierta en un estándar de facto”, dijo Motohiko Nishimura, jefe del centro de desarrollo de hidrógeno de Kawasaki Heavy Industries. “Creemos que la tecnología en este barco está un paso por delante del resto del mundo”.

Por otro lado, Australia es un país más conocido por sus problemas relacionados con los combustibles fósiles que por sus soluciones. El vasto país y continente ha estado en los titulares, ya sea por sufrir el cambio climático con incendios catastróficos y al mismo tiempo ser el mayor exportador mundial de carbón. Sin embargo, algunos australianos celebran silenciosamente el año 2019 por las oportunidades que podrían llevar al país a ser una superpotencia de hidrógeno renovable.

En cualquier caso, Japón parece muy motivado para hacer que esta economía de hidrógeno líquido funcione. Corea también tiene un objetivo muy alto, con la esperanza de limpiar el aire de su ciudad gracias a sus 1.200 estaciones de hidrógeno, 40.000 autobuses de hidrógeno, 80.000 taxis de hidrógeno, 30.000 camiones de hidrógeno y seis millones de coches de hidrógeno de celda de combustible previstos para 2040.

Fuente: Kawasaki

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta