Todo comenzó a raíz de la denuncia del representante de Ferrari en España, quien detectó la venta a través de Internet de un vehículo falso que vulneraba los derechos de propiedad industrial. Ante esto, los agentes han intervenido 17 Ferraris, entre los que se encuentran copias de los modelos F 430, F 430 Spider y F 458. Las otras dos imitaciones han sido de Aston Martin.

Estos modelos, comercializados en Madrid, tenían un precio que rondaba los 40.000 euros, lejos de los 200.000 que cuestan los coches originales. En el caso de los Ferrari lo que hacían era venderlos a través de internet y en algunas ocasiones se elaboraban a petición del cliente, que sabía de antemano que compraba una adquisición.

El resultado ha sido la detención de ocho personas, cinco en Valencia y tres en Madrid. Los citados disponían de dos talleres en las localidades valencianas de Algemesi y Albalat dels Sorells, donde ellos mismos confeccionaban las piezas de vidrio para transformar los coches. Además, disponían de una tienda en la que por encargo les elaboraban los logos y signos distintivos de las marcas citadas para culminar así el proceso de falsificación. Según las fuerzas de seguridad, “simulaban casi a la perfección los acabados de las legítimas marcas”, tanto en el interior, exterior y detalles del motor.

Al entrar la Policía Nacional en el supuesto taller, encontró a varios empleados que solo contaban con una foto del modelo original para poder copiarlo gracias a la fibra de vidrio. El resultado era que les daban gato por liebre, siendo Toyota el motor y el chasis empleados por los fabricantes. La policía investiga ahora el origen de los coches que servían como base para estos vehículos de lujo. Según fuentes policiales, esta es la primera operación que se hace en España contra la falsificación de marcas de coches de lujo.


Fuente: Voz Populi, Autobild

4 COMENTARIOS

  1. Esta gente no falsificaba en ningún momento, siempre han elaborado sus productos y nunca han timado a nadie, montaban esto sobre chasis de Toyota, Honda, Peugeot, y con motores diesel también, el vendedor lo indicaba en sus anuncios, dejaban sus papeles en regla, ITV, matriculación y TODO bien hecho, y el comprador se gastaba 30 o 40000€ por un coche idéntico a un Ferrari, Aston Martin o lo que sea, pero que de mecánica es un coche normal y corriente.
    Lo que pasa es la envidia de que no vendan ningún coche y denuncien l obrero que comienza a ganar bien de dinero.
    Gracias.

  2. Lo que tenían que a ver hecho es venderlo sin logos y después dar bajo manga o de alguna manera los logos pobre gente con el curro que lleva eso…

Deja una respuesta