Conocer el estado de salud del vehículo sin acudir al taller, es ahora posible gracias a los avances en la tecnología móvil. Basta con conectar un dispositivo OBD (On Board Dianostics) a la centralita del vehículo, para que el dispositivo analice de forma automática todas las variables que determinan el buen o mal estado del coche.

El funcionamiento es bastante sencillo. El conector OBD transmite la señal a través de un cable USB o mediante señal inalámbrica (WiFi o Bluetooth) a un dispositivo móvil o tableta, donde el usuario podrá conocer multitud de datos, como por ejemplo, la temperatura del motor, valores reales de revoluciones, presión de los neumáticos o porcentaje de combustible restante.

Además del dispositivo OBD, es necesario el uso de un programa para la lectura de información. El abanico de mercado es amplio, entre aplicaciones gratuitas, básicas, y otras de pago, con información más detallada.

Para los dispositivos alimentados con el sistema operativo Android, uno de los programas más populares es Torque, que dispone de una versión gratuita, cuyas funcionalidades se ven ampliadas al optar por la suscripción de pago.

Para los usuarios de Apple, la opción más demandada es REV, una aplicación, que además de la lectura de datos, permite controlar y borrar los códigos de error de la centralita.

Por su parte, los que prefieren Windows, tienen a su disposición una gama de posibilidades más amplias. Scan XL o Winols, son dos de los programas más recomendados.

Las conexiones OBD fueron cocebidas originalmente para facilitar el trabajo de los talleres, pero la proliferación de los dispositivos móviles y el avance da la tecnología, ha facilitado su llegada al gran público.

Vía: Yahoo!

1 COMENTARIO

  1. Es una grande idea. Aunque nunca sustituya el conocimiento de un mecánico, pero al menos es una buena forma de que la gente se preocupe por el mantenimiento de su coche

Deja una respuesta