El Aventador causó un gran revuelo cuando fue lanzado el año pasado en el Salón de Ginebra como el sustituto del venerable Murcielago. Era algo más que dar unos retoques aquí y allá, además de darle un nuevo nombre. El Aventador se había diseñado desde cero, en un ejemplo clásico de romper todo atisbo del pasado. Lamborghini eligió un motor V12 de 6.5 litros que rendía 700 CV (515 kW), algo nada extraño para la marca

Pero en el Salón de París, Lamborghini decidió que este superdeportivo fuese famoso no solamente por sus escandalosas prestaciones. No satisfechos con que el Aventador LP 700-4 pase de 0 a 100 km/h  en 2,9 segundos y alcance una velocidad máxima de 350 km/h, Lamborghini ha decidido equipar al Aventador con innovacciones en ahorro de combustible, en concreto un motor con Start & Stop y un sistema de desactivación de cilindros.

Start &Stop en el Aventador

El sistema de parada y arranque automático del motor no es algo nuevo, desde luego, aunque se suele asociar más a coches como utilitarios, compactos y berlinas. Pero resulta extraño que un superdeportivo monte un sistema que apague el motor cuando se detiene en un semáforo. Eso sí, Lamborghini le ha dado un giro inesperado. En el LP 700-4, el Start&Stop responde en 180 milisegundos, lo que significa que cuando se pisa el acelerador, la potencia del V12 está en línea más rápido que estornudo de un mosquito.

La justificación de Lamborghini para implementar el sistema va más allá de ahorrar un poco de gasolina mientras se espera a que la luz cambie a verde. Al utilizar el Start&Stop, el LP 700-4 puede utilizar supercondensadores en lugar de baterías para arrancar el motor. Eso no sólo permite que se reinicie extremadamente rápido, sino que también ahorra tres kilogramos de peso del vehículo ya que las baterías sólo tendrá que preocuparse de alimentar la parte electrónica. Como beneficio adicional, esto la batería requiere menos tensión en y puede dura la vida útil del coche.

La nueva función es el sistema de desactivación de cilindros (CDS). El problema con un V12 es que si bien puede ser grande en la pista, conducir en la ciudad es incomodo, ya que tratan de mantener 700 caballos en una pista. También consume combustible. Con los CDS, cuando el LP 700-4 viaja a menos de 135 km/h se cierra un banco de cilindros y el V12 se convierte en un V6. Pisas el acelerador y los doce cilindros funcionan de nuevo.

La tercerda medidad de ahorro de combustible del Aventador LP 700-4 es un mayor uso de materiales compuestos. Junto con su cuerpo de fibra de carbono monocasco, Lamborghini ofrece un paquete opcional de fibra de carbono de spoiler delantero, tomas de aire, cubierta del motor y otros componentes. El Aventador se pensó para priorizar la velocidad, así que los diseñadores tomaron ventaja de los ahorros de peso optimizando resortes y amortiguadores.

El resultado de todo esto es que el Aventador LP 700-4 ahorra un 7% de combustible. La única pregunta es mourinhesca: ¿por qué? La tecnología es impresionante, pero la economía de combustible en un superdeportivo es algo absurda. Ofrece ahorrar combustible en un coche que cuesta 340.000 euros es como comprar un diamante y que te den un cupón de descuento en un litro de leche. Absurdo.

Nos quedaría la protección al medio ambiente. Muy loable meta que todo el mundo debe perseguir. Pero ¿cuántos Lamborghini Aventador se fabricarán? Unos pocos miles. Además, recorrerán muy pocos kilómetros, la mayor parte del tiempo se lo pasarán en un garaje, esperando a volver a soltar toda su rabia en un circuito (donde jamás buscarán ahorrar combustible). Y luego, de nuevo un paseito hasta el garaje  de nuevo. Señores de Lamborghini, lo han hecho muy bien, pero si querían salvar el planeta, quizá era mejor rediseñar y optimizar los motores de camiones o tractores.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta