El Lamborghini Miura P400 destruido en los primeros compases de la película The Italian Job eran, en realidad, dos Miuras. Solo uno de los dos ejemplares quedó operativo tras el rodaje y, durante décadas, su rastro fue completamente perdido. Pero la casa de Sant’Agata Bolognese lo encontró y, acaba de confirmar que el Lamborghini Miura superviviente de la película.

Desde la compañía manifiestan que el Lamborghini Miura es el coche más deseado de 1969 (para gustos los colores, como se suele decir). Al igual que otras docenas de Miuras, el de The Italian Job se vendió nuevo a un cliente en Roma una vez que la película terminó. A partir de ahí, poco más se supo de él. No fue hasta 2015 cuando el portal de clásicos Octane afirmó que lo encontró en manos de un coleccionista británico.

Cuando Lamborghini encontró el que luego se confirmaría como el verdadero, estaba en manos del susodicho coleccionista en Liechtenstein, identificado como Fritz Kaiser. Eso fue en 2018, cuando la división de restauración de la marca –Lamborghini Polo Stroico– comenzó a trabajar sobre él para devolverlo a su época de gloria. Tanto el proceso de confirmación como vehículo del cine y la restauración del mismo supuso un proceso bastante extenso.

Este anaranjado Lamborghini Miura fue enviado a la división especializada en vehículos históricos de la marca. La reconstrucción de Polo Stroico comenzó a partir de la documentación de los archivos de la compañía y un examen del coche. Los resultados fueron posteriormente complementados por testimonios de entusiastas y ex empleados, como Enzo Moruzzi, quien entregó el coche al set de rodaje y condujo como doble en todas las escenas.

Tras recaudar esta información, Polo Stroico pudo encontrar la evidencia faltante y certificar que este Lamborghini Miura P400 con número de chasis #3586, fue el que realmente participó en la grabación de The Italian Job. Un reconocimiento que se emite al mismo tiempo que se celebra el 50 aniversario de la película, lanzada a la gran pantalla en junio de 1969.

En cierto modo, podríamos haber pensado que el interés en este coche había ido aumentando en función de la nostalgia del paso de los años. Pero nada más lejos de la realidad. Lamborghini ha dicho que, de hecho, algunas personas habían estado tras su rastro apenas unos años después del estreno de la película. Solo han hecho falta cinco décadas, pero Lamborghini al final lo encontró.

Fuente: Autoblog

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta