¡Ay! ¿Quién no desea uno de los vehículos de James Bond? Y no hace falta que sea el icónico Aston Martin DB5 que tan bien guaba Sean Connery. Nos parece suficiente el Land Rover Defender SVX, que aparecía en la película Spectre del agente secreto más famoso del mundo, la 24 de la saga.

Cuando Sony Pictures encaró el rodaje del filme, necesitaban un vehículo amenazador para ser utilizado por los miembros de la organización criminal Spectre en los Alpes austíacos. Fue entonces cuando se dirigieron a SVO, el equipo de operaciones especiales de Jaguar Land Rover para que les suministrase diez Land Rover Defender.

Obviamente, no valía un Land Rover Defender convencional. Se enviaron a los especialistas de Bowler, que los transformaron en el Land Rover Defender SVX (también conocido como Spetre Defender). Pintados en negro, estos Defender 110 montan enormes neumáticos de 37 pulgadas, que se atornillan directamente en la llanta de la rueda y en teoría mejoran el comportamiento respecto a un Defender convencional. Amortiguadores Bilstein de competición y mejoras en el motor, que pasa de 120 a 185 CV de potencia y 50 Nm de par, son otras de las mejoras.

Dentro, podemos encontrar unos asientos Recaro deportivos con arneses de cuatro puntos, así como un freno de mano hidráulico. Poco que ver, desde luego, con el rudo y competente del Land Rover Defender III… que mantuvo la estructura básica de los originales, si bien el sistema 4×4 mejoraba ya que lo tomaba prestado del Range Rover y sumaba un diferencial.

A lo largo de sus tres décadas de producción el Land Rover Defender fue haciéndose más cómodo sin sacrificar sus capacidades off-road. Y así fue hasta 2016, cuando dejó de producirse (en parte por las cada vez más estrictas pruebas de seguridad que no podía cumplir su vetusta estructura). Está por ver cómo será su sustituto… probablemente con una estructura monocasco, un diseño más moderno… y quizá toda una familia.

Nos hemos detenido un poco en la historia del todoterreno ya que este Land Rover Defender SVX para que reconozcas que se trata del Defender definitivo. Fabricado al final de su vida comercial, sobrevivieron a la película pocas unidades de la diez realizadas… y es que esta que ilustra el artículo fue utilizada solamente para rodar unas pocas escenas, sin acrobacias ni nada por el estilo.

¿La prueba? Su odómetro, que muestra que apenas recorrió 234 km. Está como nuevo y cuenta con dicumentos que atestiguan los horarios de filmación y todas las piezas empleadas por los profesionales de Bowler en su transformación. Su precio lo concoceremos el próximo 6 de septiembre, cuando será subastado en Londres.

Fuente: RM Sotheby´s
Galería de fotos (por Simon Clay, cortesía de RM Sotheby’s):

Ver galeria (20 fotos)

 

 

1 COMENTARIO

Deja una respuesta