Estamos en una época en la que las limitaciones y las restricciones están a la orden del día. La DGT está apostando por el lema “menos velocidad, más vidas en la carretera“, adoptando nuevos límites en todo tipo de vías. Así pudimos ver como las carreteras convencionales unificaban su límite a 90 km/h y la intención de convertir a España en el primer “País 30” con velocidades máximas de 30 km/h en las ciudades. Aunque ahora hay una ciudad que ha rebajado eso y ha impuesto un límite de velocidad de 10 km/h, siendo la primera que lo hace.

Hablamos de Pontevedra, la ciudad gallega con algo más de 80.000 habitantes que quiere convertirse en referente con esta polémica medida. Ya están desplegadas todas las señales que notifican el nuevo límite, que afecta a la zona del casco histórico y a una quincena de calles limítrofes. Hablamos de la zona monumental, del ensanche y de las vías de plataforma única; incluyendo algunas calles por las que discurre el Camino de Santiago Portugués.

Anteriormente Pontevedra en ya se aplicaba el límite de 30 km/h

El objetivo principal de esta limitación a 10 km/h es aumentar la sensación de seguridad en las calles desde la percepción tanto de conductores como de peatones. Indirectamente también se pretende reducir la circulación de vehículos por el centro de Pontevedra y fomentar que la gente vaya andando. También hay que decir que muchos usuarios ya están acostumbrados a las bajas velocidades en esta parte de la ciudad, ya que gran parte es “zona peonil” (peatonal en castellano).

Lo cierto es que el proceso de peatonalización en Pontevedra comenzó hace ya casi dos décadas y ha contribuido a que cada vez menos coches pasen por su casco histórico. Con ello, los accidentes se han reducido en un 90 % en los últimos diez años y ahora con el nuevo límite de velocidad de 10 km/h pretenden que se reduzca aún más. Lo que todavía no sabemos es cómo harán para su correcta vigilancia, pues dicho límite puede ser superado con facilidad también por bicicletas o patinetes eléctricos, cuya identificación es más compleja que con los coches.

Fuente: La Voz de Galicia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta