Las fortunas que se llegan a pagar en las subastas por algunos automóviles alcanzan cifras que marean a la mayoría de los mortales, eso cuando la puja final se hace pública, pero cuando la subasta es privada.  La rumorología apunta que a comienzos de la década de los 90 un coleccionista japonés, rico, muy rico, no dudó en pagar 15 millones de dólares por un capricho llamado Ferrari GTO.

Algunos estados, empresas o familias son propietarios de automóviles únicos en producción y pedigrí cuyo valor en moneda no sólo superase al número uno de la lista si no que podría multiplicar por dos, por tres, incluso por cuatro, el precio por el que éste fue adquirido en mayo de este año.

Es el caso de la colección privada propiedad del diseñador norteamericano Ralph Lauren, aparcado en su exclusivo garaje hay un Bugatti 57 SC Atlantic Coupé de 1938, un vehículo del que sólo se produjeron tres unidades y de las cuales quedan dos.

Un Alfa Romeo 8C propiedad de un empresario español y que alcanzó grandes éxitos deportivos gracias a las manos de su primer propietario, el mismísimo Enzo Ferrari, cualquiera de ellos no bajaría de las dos cifras, en millones de dólares, como precio de salida en una subasta, ¿alguien da más?

Estos son los cinco coches más caros jamás subastados:

1- Ferrari 250 GT Testa Rossa de 1957

Precio: 8,6 millones de euros -12,4 millones de dólares-

2 – Ferrari 250 GT SWB California Spyder de 1961

Precio: 7,5 millones de euros -10,9 millones de dólares-

3 – Bugatti Royale Kellner Cupé de 1931

Precio: 6,7 millones de euros -9,7millones de dólares-

4 – Ferrari 330 TRI / LM Testa Rossa de 1962

Precio: 6,4 millones de euros -9,2 millones de dólares-

5 – Mercedes-Benz 540K Special Roadster de 1937

Precio: 5,7 millones de euros -8,2 millones de dólares

Puedes acceder a la lista completa de 20 modelos en este artículo de EL ECONOMISTA.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta