La finalización del Plan 2000E va a suponer un claro perjuicio a los concesionarios. No ya por el empujón que le había dado a las ventas, sino por las cantidades que algunos tuvieron que adelantar a los compradores y que no van a recuperar. O por lo menos van a tener serias dificultades para hacerlo.

En estos momentos los concesionarios están estuiando reclamar a sus clientes más de 6,5 millones de euros en ayudas que les adelantaron por el Plan 2000E. Claro, el problema es que las ayudas destinadas a él se agotaron y las administraciones central y autonómicas no van a reembolsarles dichas cantidades. Marejada a la vista.

Concesionario de Audi
Concesionario de Audi

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) denunció este martes que las administraciones consideran, en contraposición al criterio de los vendedores, que hay expedientes para el cobro de la ayuda que no han sido legalmente presentados. Más problemas. Dicha asociación, que representa a ni más ni menos que 2.400 concesionarios y 3.000 compraventas, le echa la culpa al SIT 2000. Este último es el sistema que gestiona las ayudas, y que según ellos, presentó problemas técnicos que ha afectado a 13.000 expedientes de operaciones. Estos expedientes se encuentran sin posibilidades de cobro de la subvención.

El Ministerio de Industria ha indicado a Ganvam que “el no registro de las solicitudes por parte del agente de ventas conduce a tenerlas por no presentadas”, aunque el solicitante reúna todos los requisitos objetivos y técnicos exigidos. Vamos, problemas de la tan querida burocracia española. Falla el papeleo, y la administración se quita el muerto, que sea otro el que se haga cargo.

Aquí no acaba la discusión. Ahora como los compradores no han recibido ni van a recibir las ayudas esperadas, Ganvam advierte a los compradores que no deben declarar a Hacienda las ayudas adelantadas por el vendedor. Lo que en principio iba a ser una ayuda, seguramente se convierta en un descuento en factura, que no tributa.

A todo esto, los concesionarios tendrán que verse en la tesitura de asumir esos 6,5 millones de euros desembolsados, o, en su defecto, reclamárselos a los compradores. Por desgracia, me parece que esta última solución no tiene muchos visos de prosperar. ¿Cómo van a exigir al cliente la devolución de una ayuda que casi con total certeza el comercial le aseguró que iba a cobrar? La patata caliente la tienen los concesionarios, el consumidor no asumirá el sobrecoste producido por la chapucera la finalización del Plan 2000E. La alternativa es reclamárselos a la administración. No les queda otra.

Vía | El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta