Ni como símbolo de estilo de vida, ni como una muestra de estatus social, y tampoco como un “complemento” atractivo de moda. Los jóvenes estadounidenses sólo ven el coche como una máquina contaminante y que daña el medio ambiente. ¿Esta tendencia también llegará a España? Como si no tuviésemos bastante con la crisis y las increíbles cifras de parados en el sector de ventas.

La venta de vehículos a los jóvenes menores de 30 años está suponiendo un auténtico quebradero de cabeza para las empresas automovilísticas en Estados Unidos, y es que esta generación sólo ve en los coches una fuente de contaminación, ni más ni menos.

Actualmente los conductores de entre 21 y 30 años tan sólo han recorrido el 14% del total de las millas que se han contabilizado en desplazamientos con automóviles en Estados Unidos, por debajo del 21% de las del 2005, según informa Yahoo! Autos.

“Esta generación basa sus compras en equipos tecnológicos, BlackBerrys, música y softwares; estar en el coche lo ven como una pérdida de productividad enorme, ya que pueden trabajar con la PDA mientras están tomando el autobús o el tren. Pero las marcas de coches no son ajenas a esta tendencia, de ahí que los nuevos vehículos y prototipos, además de pensar en ser limpios, vean en la conectividad de equipos tecnológicos su mejor baza, como el scooter de MINI o el Nissan Townpod.

Puedes leer el artículo completo en EL ECONOMISTA.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta