De nuevo, y como estamos acostumbrados llega Life Ball. Que, ¿qué es? Muy sencillo. Life Ball es un evento que se lleva a cabo año tras año. Su objetivo principal es recolectar fondos para mantener una resistente y constante lucha contra el SIDA. Desde hace  unas cuantas temporadas, cada año se producen distintas ediciones especiales sobre los Mini para, de esta forma, aportar un granito de arena realmente imprescindible.

Para este año se han elaborado 3 Mini con un diseño totalmente único y exclusivo. Además, se debe destacar que, por primera vez, el Countryman entra en esta lista tan solidaria. Dicho Countryman ha sido diseñado por Francisco Costa. Se trata del director creativo de Calvin Klein. Su imagen nos transporta a la máxima expresión del pequeño todocamino vestido de negro impoluto. Del mismo modo, Diane von Furstenberg, artista de raíces belgas, hace lo propio Mini Cooper. En este caso los colores elegidos son mucho más vivos que en el primero de los casos. Estamos ante la esencia más llamativa.

Como tercera y última creación tenemos al Mini Cooper Cabrio. Éste pertenece a los neoyorkinos Kenneth Cole. Su propuesta es esencial y realmente especial para el Cooper descapotable, que se apoya sobre las formas del contrachapado.

El evento Life Ball se celebrará el próximo 17 de julio en la ciudad de Viena. Desde aquí deseamos que sea tan exitoso como en las pasadas ediciones. Ya que en dichas ediciones, Mini aportó con estas versiones exclusivas la no despreciable cantidad de 500.000 euros.

El pasado año fue el diseño elaborado por Kate Perry uno de los más llamativos tras ponerle su toque al Mini Life Ball. Y este año, ¿cuál será el predilecto? ¿Qué Mini será el vencedor? Quizá el modelo perfecto sería el Cooper descapotable, ya que la imagen del Cooper parece demasiado llamativo, mientras que el Countryman resulta demasiado negro.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta