Todo conductor conoce esta situación: el final de una larga fila de automóviles aparece repentinamente detrás de una curva en la autopista. Si un conductor está distraído o hay falta de visibilidad, la colisión por alcance es inminente. De hecho, es la causa de alrededor del 40% de todos los accidentes con heridos en autopista.

Para evitar este tipo de situaciones peligrosas, algunos vehículos del segmento premium como los BMW Serie 5 ya equipan sistemas de asistencia anticipada que ayudan a reducir el riesgo de este tipo de accidentes. Este exitoso modelo superior de la gama media, que ha sido recientemente lanzado al mercado, tiene –junto con el Control de Velocidad Activo– un sistema opcional que alerta en colisiones por alcance e incluye una función de frenado que activa una situación de alerta en dos etapas.

En caso de una colisión potencial con el vehículo precedente, el conductor recibe una alerta preliminar por medio de un símbolo luminoso con la silueta de un coche en rojo en el cuadro de instrumentos y en el Head-up Display. Al mismo tiempo, el sistema de frenos se precarga y se reduce el umbral del nivel mínimo del asistente hidráulico de frenado. Esto asegura que, en caso de frenada de emergencia, la presión se consiga más rápidamente cuando el conductor pisa el freno, reduciendo así significativamente la distancia de frenado.

Si el peligro de colisión es realmente inminente, comienza la segunda etapa de la alerta de colisión. En situaciones que requieren una intervención particularmente rápida por parte del conductor, el sistema activa una señal acústica además de la alerta visual. Si el conductor sigue sin reaccionar al requerimiento de accionar los frenos, se activa un procedimiento durante un cierto tiempo: el automóvil frena durante 1,2 segundos, por lo que la velocidad ya se ha reducido antes de que el conductor accione los frenos, que ya están bajo presión.

Debido al accionamiento total de los frenos inmediatamente antes del impacto y al consiguiente movimiento de cabeceo del automóvil el vehículo cambia su posición, sobre todo cuando el paragolpes delantero golpea contra el bloque. El automóvil colisiona contra el obstáculo en una posición ligeramente más baja que en el caso de un choque sin el accionamiento de los frenos inmediatamente antes.

A causa de la deceleración, los ocupantes también adoptan una posición más adelantada. Más importante: en caso de choque con un automóvil que aplique de forma anticipada los frenos, la violencia del impacto se reduce considerablemente, reduciendo así significativamente las fuerzas que actúan sobre todos los ocupantes.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta