light
Light Bike

Aunque son muchos los que persisten en predicar su incompatibilidad, la experiencia de otros países demuestra que la convivencia entre ciclistas y conductores es posible.

Garantizar la seguridad de ambos es una necesidad todavía en pañales, sobre todo para los ciclistas, los más desprotegidos de la ecuación.

La empresa Light Bike es la responsable del desarrollo de un nuevo sistema de protección que pretende reducir el número de sinistros a dos ruedas.

El artilugio consiste en un láser que dibuja alrededor de la parte trasera de la bicicleta un perímetro de seguridad para que los conductores sepan en que momento deben levantar el pie del acelerador.

Su instalación se lleva a cabo bajo el sillín, la luz dibuja un semicírculo luminoso que responde al perímetro de seguridad necesario para evitar un accidente, aproximadamente un metro y medio.

Poniéndonos un poco localistas, lo mejor de este invento es que es made in España. Creado por un aragonés de 26 años, está siendo desarrollado por el Instituto Tecnológico de Aragón y ya ha sido condecorado con el primer premio de la asociación Stop Accidentes, que le ha reportado a su creador 1000 euros y un ordenador portátil.

Es la segunda vez consecutiva que este joven se alza con el premio y es que en la pasada edición su proyecto consistente en un láser que desde los semáforos proyectaba el color rojo en el suelo, también resultó elegido.

Según las estadísticas, seis de cada diez conductores no respeta la distancia de seguridad a la hora de adelantar a un ciclista, lo que provocó que en 2010, cuarenta de ellos resultaran muertos y cerca de 3.000 heridos.

Aunque y ante una situación tan dramática es más conveniente buscar soluciones y no culpables, los conductores tenemos que asumir que el asfalto no es una pelea entre dos y cuatro ruedas y es que en esta particular relación el fuerte debe asumir su mayor parte de responsabilidad.

Vía: Heraldo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta