Recientemente se ha detenido a un importante grupo delictivo que se dedicaba al fraude de impuestos con la venta de combustibles. La Guardia Civil la ha llamado “Operación Drake” en honor a Edwin Drake, considerado el descubridor del petróleo al comenzar a extraerlo en 1859. Se pone fin a una investigación que llevaba activa desde 2015 y después de que los delincuentes hubieras llegado a defraudar en torno a 150 millones de euros.

Se trata de la mayor trama que se haya descubierto en relación a los carburantes y se saldó con 21 detenidos, la mayoría de nacionalidad española. Durante la redada, realizada en varias sedes situadas en distintas provincias del país, se incautaron dos millones de litros de combustible recién llegados a puerto. A eso hay que incluir nada menos que 155 inmuebles (por valor de 50 millones de euros), 350 cuentas bancarias, 61 vehículos de gama alta, dos barcos de lujo y un millón de euros en efectivo.

Parece que esta mafia de los hidrocarburos vivía por todo lo alto mientras se dedicaban a una actividad  que les permitía evadir impuestos a lo grande. A través de algunas empresas creadas específicamente para ello, compraban grandes cantidades de combustible de forma legal a mayoristas tanto nacionales como internacionales. Y el truco consistía en venderlo a las gasolineras (incluso tenían su propia red) por un precio menor al de la competencia y en un tiempo récord.

Por supuesto, el combustible que vendía no declaraba el impuesto del IVA. Lo escondían mediante facturas falsas o declarando cantidades inferiores. A pesar de la envergadura del negocio parece que lo tenían bien montado, pues ha sido difícil seguirles la pista. Cuando Hacienda lo detectaba y les pedía cumplir con sus obligaciones fiscales, las sociedades se evaporaban dejando algunos testaferros y al poco se creaba otra empresa que ocupaba su lugar.

En esta Operación Drake se llegaron a investigar a nada menos que 150 personas, 292 sociedades y 1.085 cuentas bancarias. También se descubrió el blanqueo del dinero obtenido de los beneficios ilegales de esta actividad. De ahí que hubiera tanta compra de inmuebles, una gran inversión en criptomonedas o evasión a terceros países.

Fuente: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta