En Maserati estaban disfrutando del éxito del 3500 GT y el Sebring, que suponía que el cambio de política de la marca, dejando a un los coches de competición para centrarse en los GT de calle, más rentables, era un éxito. Fue entonces cuando tomaron el chasis Tipo 109, lo actualizaron y pidieron al diseñador Pietro Frua que diseñase una nueva carrocería de un coupé 2+2. Así se gestaba el Maserati Mistral, que toma su nombre de los fuertes vientos que azotan la costa mediterránea al sur de frnacia.

El creador del Maserati Quattroporte (ver historia), hizo un trabajo fabuloso son este coche que luego fur carrozado por Vignale. El coupé cautivó a todos los presentes en el Salón de Turín en noviembre de 1963.

Además de por su belleza innegable, el Mistral fue el último modelo que empleaba el histórico motor de seis cilindros en línea del tridente, con el que la marca ganó incluso un Mundial de F1 en 1957, pilotado por Manuel Fangio. Sus cámaras de combustión eran alimentadas por un sistema de inyección de combustible indirecto, uno de los orgullos de la técnica italiana. Tras el Mistral, Maserati se pasaría a los V8. Los usuarios demandaban automóviles más potentes… y había que alimentar esa demanda.

Inicialmente contaba con un motor de seis cilindros de 3.485 cc que rendía 235 CV a 5.500 rpm o uno algo mayor, con 3.692 cc que entregaba 245 CV las mismas revoluciones. Luego se presentó, en marzo del año siguiente, el Mistral Spider descapotable con el motor básico. En 1965 el cabrio también ganó el más potente… al tiempo que el Coupé  ganaba cubicaje, hasta los 4.014 cc y llegaba a los 245 CV a 5.200 rpm.

De serie el Maserati Mistral contaba con una transmisión ZF de cinco velocidades y frenos de disco en las cuatro ruedas. La suspensión delantera era independiente y la strasera un eje rígido con dos ballestas longitudinales. La aceleración de 0 a 100 km/h en los motores de 3.7 y 4.0 litros bajaba de los 7 segundos, y la velocidad máxima oscilaba entre los 225 y los  233 km/h.

En total se fabricaron 953 unidades (828 coupés y 125 descapotables), por lo que se trató del segundo Gran Turismo más vendido desde que la familia Orsi s ehizo con el control de la compañía, en producción hasta 1970. Las más demandadas son con el motor de cuatro litros de desplazamiento.  Existieron también algunas carrocerías de aluminio, pero desde 1967 se empleó acero… Ni los más expertos se ponen de acuerdo en cuántas salieron de la Casa del Tridente de cada una.

Las imágenes que ilustran este artículo pertenecen a uno de los 383 coupés con motor de 3.7 litros que se fabricaron. Se entregó en octubre de 1965 a su primer propietario en Chiasso, en la frontera suizo-italiana, con el número de chasis AM109 528 nació con la deseable caja de cambios manual.

El próximo 12 de mayo esta uniudad de Maserati Mistral (Tipo AM109), primero de la serie de Maserati clásicos que tenían nombres de vientos, se subasta en Monaco (pertenece a una colección privada y mantiene el motor original). No es de los coches más espectaculares ni caros que se ofrecen, pero seguro que más de uno apreciará el nivel de sofisticación y carácter del predecesor del Ghibli. De ahí que esperen recaudar entre 175.000 y 225.000 euros por él.

Fuente: RM Sothebys
Galería de fotos (cortesía de RM Sothebys):

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta