Son muchos quienes señalan al Lamborghini Miura o al De Tomaso Vallelunga como los primeros coches de producción con motor en posición central trasera. Pero no. Ni fueron estos italianos ni los ingenieros inglés, sino que el René Bonnet Djet (1962) que acabaría llamándose Matra Djet, el primer coche con motor central.

Sí, habrá quien diga que qué ocurre con el Porsche 550, anterior a este modelo, pero se trataba de un coche de competición, si bien hubo algunos (James Dean sabe de eso) que lo usaban en carretera. Así pues el Matra Djet fue un coche totalmente adelantado a su época. Presentado en 1962, contaba con una carrocería de fibra de vidrio que le otorgaba un peso ligerísimo (entre 615 y 660 kilogramos) y una aerodinámica excepcional (0,25 Cx).

Además, el Matra Djet tenía suspensión delantera y trasera totalmente independiente con brazos dobles y resortes helicoidales, frenos de disco en las cuatro ruedas… y ese motor montado en posición central. Desde luego, se trata de una serie de especificaciones que no desentonarían en absoluto en un coche deportivo actual, prácticamente seis décadas después de su lanzamiento.

Muchos cuentan que e Djet estuvo influenciado por el trabajo de sus compatriotas en Alpine, que ya habían construido deportivos de carreras de fibra de vidrio con motores en la zaga desde 1955. Ubicar el motor en el centro, en lugar de detrás como lo llevaban los Alpine de competición, con lo que el Djet se conducía de manera más predecible más adecuada para conductores no profesionales.

Y el nombre tiene una curiosidad detrás. Bonnet quería llamarle Jet, pero le preocupaba que en Francia no pronunciasen correctamente la palabra… y de ahí esa D al inicio.

La carrocería de vidrio se unía directamente a un marco de acero para mejorar la rigidez.Nos encanta ese morro bajo y alargado, sobre un parabrisas tan curvadoy esa zaga, con una luna trasera muy grandeque remata en una cola con un diseño semi-Kammback. Eso le otorgaba esa excepcional aerodinámica, la clave de que, con un pequeño motor, superase los 170 km/h.

Hablando de mecánicas, los propulsores variaron entre 996 cc y 1.255 cc (entre 70 y 105 CV en los modelos de carretera) en las nueve versiones de los modelos principales, que incluían el Djet I (CBR 1), el Djet I (CBR 2), el Djet II, el Djet III, el Djet IV, el Aerodjet, el Djet V, el Djet VS y el Jet 6.

Matra (Mechanique-Aviation-TRAction) se hizo cargo de Automobiles René Bonnet en 1964 tras unos graves problemas financieros. Podían hacerse cargo de la producción y este fabricante aeroespacial yase hacía cargo de la carrocería fibra de vidrio para el Djet, un coche que sería entregado a Yuri Gagarin, el soviético que fue el primer hombre en el espacio exterior.

El artículo se ilustra con las imágenes de un Matra Djet V 1967 con el color azul de carreras francés. El automóvil monta un motor Renault de 1.108 cc con de 70 a 6,000 rpm y 84 Nm de par a 4.800 rpm, que lanzaba este coche de 615 kilogramos a una velocidad máxima de 175 km/h.

Solo se fabricaron 916 unidades y no se sabe cuántos han sobrevivido. Este cuenta todavía con sus llantas originales, así como otros elementos. La unidad lleva en Portugal desde 2002 pero quizá el 20 de septiembre cambie de ubicación, ya que se subasta como parte de la Colección Sáragga. Se estima que se pagará por él entre 30.000 y 40.000 euros. ¿No crees que los vale?

Fuente: RM Sotheby´s
Galería de fotos de Tom Gidden (cortesía de RM Sotheby´s):

Ver galeria (8 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Me encantan estos artículos que me descubren coches tan curiosos,hermosos y desgraciadamente desconocidos, felicidades y gracias

Deja una respuesta