Cuando hacíamos balance de las matriculaciones en octubre de 2017 podíamos ver cómo, pese a que los particulares les cuesta volver a retomar el ritmo, las ventas de coches nuevos siguen razonablemente bien y en los diez primeros meses del año , según las cifras de Aniacam, se crece un 7,3%.

Por fortuna, las patronales de fabricnates y concesionarios no lanzan campanas al vuelo con estas cifras. Hay mejores cifras de ventas que en los años anteriores por estas fechas, pero la cifra está bastante distorsionada por dos razones:

  • Ventas a particulares: Son la clave de un mercado “sano”. Este año están en mínimos desde hace muchos ejercicios. Son las empresas las que están salvando el año, gracias a que renuevan sus flotas.
  • Matriculaciones tácticas: Automatriculaciones realizadas por los concesionarios. Se han disparado a lo largo de este año.

Desde los concesionarios apuntan que estas matriculaciones tácticas se han disparado un 25% en estos 10 primeros meses del año respecto a los de 2016. Son coches que se matriculan, sí, pero no salen de la concesión. Se apunta a que casi un 20% de las ventas son automatriculaciones. Eso obliga a que los últimos días de cada mes sean de auténtico frenesí en los concesionarios.

Podrían ser incluso más. En esta tabla comparamos las ventas totales del mes con las efectuadas en el último día hábil del mes. Las cifras más altas las encontramos en los tres últimos meses… pero son altísimas todo el año… para tratarse de un único día:

Mes Ventas
totales
Ventas
último día
%
último día
Enero 85.012 13.845 16,3%
Febrero 98.286 12.088 12,3%
Marzo 126.302 15.275 12,1%
Abril 102.113 15.648 15,3%
Mayo 127.016 18.073 14,2%
Junio 132.016 19.000 14,4%
Julio 110.560 14.061 12,7%
Agosto 72.891 12.260 16,8%
Septiembre 83.710 14.494 17,3%
Octubre 95.108 16.184 17,0%

¿Por qué hay automatriculaciones?

Un concesionario siempre acabará matriculando algún coche. Los puntos de venta se ven obligados, en muchos casos, a hacer volumen para cumplir con los objetivos de las marcas. Como al final se han de cuadrar las cuentas, estas matriculaciones tácticas ayudan a ello.

No se trata solamente de que los concesionarios consigan objetivos. En ocasiones tambien se fomentan desde las propias marcas ya que ayuda mucho al departamento de marketing el hecho de ser “coche más vendido del mes” o “marca más vendida del año” (no podemos olvidar la “remontada” de Renault en diciembre de 2016, cuando adelantó a Opel, más vendida durante once meses pero el sorprendente aumento del 55,4% logró el sorpasso).

Hay también un lado negativo. Porque a pesar de que las automatriculaciones puedan maquillar los datos, repercuten en la rentabilidad de los concesionarios. Esos vehículos sufren una depreciación al ser matriculados, al no poder venderse como nuevos (al concesionario le cuestan lo mismo, el precio franco fábrica).

¿Y dónde acaban esos coches? A las flotas de las marcas y concesionarios (para uso interno de su personal)… o a la oferta de coches de KM0.Y eso nos lleva al siguiente punto.

El auge del KM0

Los coches de KM0 son prácticamente nuevos. El cliente no puede configurar los extras a su gusto, pero el precio baja mucho comparado el vehículo a estrenar y claro, muchos clientes se aprovechan.

Ya hemos hablado de la diferencia de coches de KM0, en stock, seminuevo y de ocasión… aunque a veces los términos se confunden. Y este año se observa el auge de las ventas de este tipo de vehículos. Hasta el mes de octubre se han vendido 275.674 coches de entre 0 y 3 años, un crecimiento del 25,9% respecto a 2016, entre todos los canales.

El propio mes de octubre, según datos que leemos en Europa Press, un 10% de los coches vendidos por los concesionarios procedían de las matriculaciones tácticas. Se vendieron 10.851, nada menos que un 30,6% respecto al mismo mes de 2016. Si tomamos los datos acumulados, en los diez primeros meses del año, el aumento es del 24,9% respecto a 2016.

Las automatriculaciones, a pesar de que indudablemente distorsionan el mercado, seguirán produciéndose por las razones esgrimidas más arriba. Por ahora la cifra no es preocupante, pero los concesionarios deberían vigilar su rentabilidad si no quieren sufrir a medio plazo un segundo ajuste (el cambio de las concesiones en la última década ha sido brutal).

Con unos compradores con menos poder adquisitivo, también es clave dotar al mercado de segunda mano (que este año batirá sus récords, con una cifra cercana a lso dos millones de unidades) de vehículos jóvenes. Porque, tal y como indican desde Faconauto, “después de los coches de 0 a 3 años, el segundo segmento en cuanto a antigüedad que más crece es el de los coches de más de 10 años (18,4%) gracias a la venta entre particulares… Y eso, en un país con un parque móvil tan envejecido como España, es un problema en términos de seguridad vial y contaminación.

Fuente: Europa Press, Aniacam, Autoinfor

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta