Ya hemos hablado de que Mazda no está interesada en meterse de lleno con los eléctricos, al menos por el momento. La marca japonesa cree que los motores de combustión interna todavía tienen potencial y está dispuesta a sacárselo. Confían enormemente en su motor Skyactiv-X, el primer gasolina con encendido por compresión, que alcanzará nuevos niveles de eficiencia. Y después llegará el Skyactiv-3, mejorándolo aún más.

Pero, ¿estará de acuerdo el gran público con su decisión? Para comprobarlo han hecho un estudio llamado Mazda Driver Project (con ayuda de la empresa Ipsos Mori) en el que se encuestaba a  11.008 personas de los principales mercados europeos. La pregunta fue si todavía quedaba innovación y mejoras en los motores de gasolina y diésel. La respuesta fue positiva en el 58 % de los encuestados y en España se llegó al 60 % de conductores que ven un futuro positivo para estos combustibles.

Motor Skyactiv-X

En general parece que los consumidores todavía confían en este tipo de mecánicas. Un 33 % de los encuestados afirmaron preferir un coche de gasolina/diésel, a mismo coste de mantenimiento que un eléctrico (un 54 % en Italia). Otro dato curioso es que el 31 % de conductores esperan que los vehículos diésel sigan existiendo, a pesar de las trabas que están recibiendo en forma de restricciones en las grandes ciudades.

Otra de las cuestiones del estudio era la llegada de los coches autónomos y solo el 33 % de los encuestados afirmaron tener ganas de que llegases (25 % en Francia y en Holanda). En relación con esto, el 69 % de los conductores europeos encuestados esperan que las generaciones futuras sigan teniendo la opción a conducir (74 % en Polonia). La marca japonesa, en esta línea, sigue desarrollando el sistema Mazda Co-Pilot, con tecnologías de conducción autónoma pero manteniendo el protagonismo del conductor.

Fuente: Mazda

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta