Es posible que muchos de nosotros nunca lleguemos a tener un McLaren en la vida real, y quién sabe si nuestros hijos podrán. Lo que sí que puede hacer es experimentar y tantear con el mundo automotriz con el nuevo Mclaren 720S Ride-On. Se trata del primer vehículo eléctrico y autónomo de Woking, aunque más bien es un correpasillos para los más peques.

El objetivo es claro: ayudar a los niños a atrapar el gusto por los deportivos de la casa británica desde una edad muy temprana, desde los tres años, en realidad. Al igual que el Mclaren 720S de la vida real que lo inspira, la compañía afirma que ofrece una “participación sin igual del conductor”, llevando el género “al siguiente nivel de autenticidad de McLaren”.

Los “pequeconductores” (hasta seis años de edad recomendada) pueden elegir entre siete colores distintos que, a su vez, forman parte de la paleta cromática del 720S real: Azores Orange, Belize Blue, Lantana Purple, Onyx Black, Mauvine Blue, Silica White y Saros Grey. Más adelante a lo largo de este año, también estará disponible el Papaya Spark a través de McLaren Retailers.

Este pequeño McLaren 720S bien podría ser el correpasillos más avanzado y mejor replicado de todos los tiempos. Su carrocería luce plásticos con símil de fibra de carbono (aunque podrían haber usado fibra de carbono real), falsas salidas de escape, ruedas de estrella de cinco puntas y luces funcionales. Incluso las puertas se abren en forma de alas de mariposa.

Para arrancarlo, se precisa de una llave de contacto y accionar el pedal del acelerador. El “juguete” es capaz de replicar los sonidos del V8 biturbo de 4.0 litros, pero su movimiento está motivado por un pequeño motor eléctrico del que no se han especificado datos prestacionales. Además, cuenta con función “autónoma”: los padres pueden manejar el coche a través de un control remoto.

En el interior, el correpasilos tiene un sistema de infoentretenimiento que puede reproducir música o incluso una película. Hasta se puede ver el nivel de autonomía antes de tener que hacer una recarga. Una pequeña lista de reproducción de canciones está preprogramada, y se puede acceder a los videos conectando un USB o una tarjeta SD. ¿El precio de marcarse unos viajecitos con este coche? Unos 350 euros.

Fuente: McLaren

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta