Cuando conocimos el nuevo Mercedes GLB pasaba por ser la alternativa más racional y práctica en la gama de SUV compactos de la marca. Pero este todocamino de siete plazas no se resiste a que su conductor pueda echarse una sonrisa conduciéndolo y para ello llega la versión (por ahora) tope de gama, el nuevo Mercedes-AMG GLB 35 4MATIC.

¿Qué le aporta ganar algo de los genes de AMG? Pues para empezar, una mecánica potente. Cuenta con un motor sobrealimentado de cuatro cilindros y 2.0 litros, que desarrolla 306 CV de potencia (225 kW) a 5.800-6.100 rpm y 400 Nm de par a partir de las 3.000 rpm, gracias a un turbocompresor de doble entrada que garantiza respuesta a bajas y altas revoluciones.

Y todo ello con un gasto muy bajo, ya que homologa un consumo medio de 7,6 l/100 km con emisiones de CO2 de 173-171g/km. La marca indica que la gestión térmica inteligente y la inyección de combustible con la máxima precisión tienen mucho que ver con ello.

La transmisión del Mercedes-AMG GLB 35 4MATIC queda reservada a la caja AMG SpeedShift DCT con ocho relaciones, un cambio de doble embrague configurado para que cambie de relaciones de manera muy rápida… pero sin que resulte brusco al cambiar en una conducción más relajada. Esta caja es la encargada de enviar e par a las cuatro ruedas, con la tracción integral variable AMG Performance 4MATIC, capaz de cambiar el coche desde la tracción delantera hasta una distribución en relación 50:50 entre el eje delantero y trasero.

Contar con tracción total ayuda a que la aceleración desde parado sea muy buena. Completa el sprint de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos, apoyado en la función Race Start con la que cuenta de serie. De seguir acelerando alcanzaría los 250 km/h. Además el modelo ofrece cinco modos de conducción (Calzada resbaladiza, Comfort, Sport, Sport+ e Individual) que modifican respuesta del motor, el cambio, el tren de rodaje y la dirección.

El tren de rodaje, la dirección o el sistema de frenos de alto rendimiento AMG con pinzas de freno de color plata también presentan mejoras respecto a los modelos básicos. Y si no es suficiente, puedes tener todavía más dinamismo con el tren de rodaje AMG Ride Control con amortiguación adaptativa con regulación electrónica.

Todas estas mejoras en el apartado mecánico y prestacional se notan ya de un primer vistazo. El GLB 35 4MATIC se basa en la línea de equipamiento AMG Line, con elementos como la parrilla específica AMG, el splitter frontal, faldón trasero con embellecedores redondos individuales de la doble salida de escape, el spoiler de techo en el color de la carrocería… No faltan llantas de 19 pulgadas (pueden ser incluso de 21) y 5 radios dobles. Y si todo esto no te parece suficientemente distintivo, ahí tienes el paquete AMG Night opcional que suma más detalles exclusivos.

Dentro, nos encontramos con unos asientos deportivos en símil cuero y microfibra, con pespuntes en rojo, a juego con los cinturones de seguridad rojos. El nivel de personalización de materiales y colores es elevadísimo, como acostumbra la marca. No falta un volante deportivo multifunción forrado en napa achatado en la base, levas de cambio galvanizadas….

En el apartado de infoentretenimiento nos encontramos con el sistema MBUX con indicadores específicos AMG, entre tres estilos de visualizado (Clásico, Deportivo o Supersport), que se funden en esa doble pantalla tan característica de la marca y su sistema de órdenes por voz, que es capaz de comprender expresándote de diversas manera.

Desde luego, llama la atención encontrar un Mercedes-AMG con una tercera fila de asientos, si bien en la última incluso la marca reconoce que será complicado QUE VAYAN personas de más de 1,68 metros de altura. En el comunicado leemos que se trata del primero con estas características, pero también el Clase R 2006 contó con variante AMG, con motor atmosférico V8 con 6.3 litros de 510 CV… y no iba nada mal, por cierto.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta