Aprovechando el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York, la firma de la estrella ha presentado el modelo más potente de su SUV mediano, el Mercedes-AMG GLC 63 4Matic+. Disponible tanto en versión estándar como “S”, contará bajo el capó el bloque V8 biturbo de 476 y 510 CV respectivamente. En ambos casos, la potencia se entregará a las cuatro ruedas.

En cuanto a su diseño exterior, la rejilla específica de la firma de Affalterbach se hace más grande. Los parachoques reciben tomas de aire de mayor tamaño y un labio inferior que enfatiza que no estamos ante un Mercedes GLC cualquiera. Los revestimientos del arco de rueda más anchos tanto en la parte delantera como trasera también acentúan la apariencia dinámica. En la zaga, los faros LED han sido rediseñados. El gran difusor queda presidido por dos salidas de escape trapezoidales acabadas en cromo.

El modelo “S” se caracteriza visualmente por algunos puntos destacados. Estos incluyen las llantas de aleación ligera de 20 pulgadas y cinco radios dobles e inserciones en plata iridio mate sobre el lateral y difusor posterior del coche. Además, el Mercedes-AMG GLC 63 S 4Matic+ viene con soportes dinámicos, minimizando las vibraciones del motor. La dirección es más directa, la suspensión gana confort y aplomo y la sensación de conducción es más precisa. Elijas la versión que elijas, la deportividad y el lujo quedan asegurados

El conductor y el copiloto dispondrán como equipamiento de serie los asientos deportivos de cuero sintético Artico, combinado con microfibra Dinamica, que combina un excelente soporte lateral con una ergonomía funcional. El salpicadero también ha sido forrado en cuero con pespuntes en contraste. La parte superior del mismo queda subrayada por una moldura de aluminio, mientras que el centro queda dominado por el sistema de infoentretenimiento: una pantalla de 10,25 pulgadas con la última generación del software MBUX.

Esta se combina a su vez con otra pantalla digital de 12,3 pulgadas que hace de cuadro de instrumentación. Estará disponible en tres modos de visualización: Classic, Sport y  Supersport. El volante es de diseño específico, con la sección inferior achatada y el aro perforado. Usando los dos botones de visualización que hay en los radios, las funciones AMG se pueden operar directamente al alcance de la mano. Las levas de cambio se han galvanizado permiten una conducción al más puro estilo Fórmula 1.

En cuanto a la parte mecánica, el propulsor es mismo V8 de 4.0 litros que da vida a numerosos miembros de la familia Mercedes-AMG. En el modelo de 476 CV y 650 Nm, puede alcanzar los 100 km/h desde parado en 4 segundos clavados. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h. En el caso del Mercedes-AMG GLC 63 S 4Matic+, el bloque rinde 510 CV y 700 Nm, suficiente para lanzar este SUV hasta los 100 km/h en 3,8 segundos y continuar hasta los 280 km/h de velocidad punta. En cualquier caso, la transmisión es automática de nueve velocidades y la tracción es integral.

La agilidad, la aceleración lateral y el agarre del Mercedes-AMG GLC 63 4Matic+ queda garantizada por el sistema AMG Ride Control+. Esta suspensión neumática es completamente ajustable para adaptarse a los distintos estilos de conducción. A través de un interruptor en la consola central o de los botones libremente configurables en el volante, el conductor puede seleccionar entre tres opciones diferentes: Confort, Sport y Sport+. El escape opcional Performance varía su tono en función de una válvula de mariposa que puede ser operada desde el habitáculo.

Para una mejor tracción y dinámica de conducción, ambos modelos están equipados con un diferencial de bloqueo controlado electrónicamente. Esto reduce el deslizamiento en la rueda trasera interior al tomar una curva, sin ninguna intervención de control en el sistema de frenos. El ESP también cuenta con tres modos de funcionamiento: ESP On, ESP Sport Handling Mode y ESP Off. Por otro lado, la dirección asistida electromecánica de asistencia variable se puede ajustar en modo Confort o Sport.

El sistema de frenos consiste en discos perforados con ventilación interna en los ejes delantero y trasero, con pinzas fijas de seis pistones en la parte delantera y pinzas flotantes de un solo pistón en la parte trasera. Opcionalmente, se puede optar un equipo de frenos carbonocerámicos de alto rendimiento. Por último, el paquete Energizing opcional enlaza diferentes sistemas de confort en el vehículo y utiliza el estado de ánimo de la iluminación y la música para aumentar la seguridad y el bienestar físico del conductor.

Fuente: Mercedes
Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta