El Mercedes-AMG GT R fue presentado hace más de dos años pero todavía sigue bastante presente en nuestras cabezas. Un coupé de corte radical que fue bautizado como la “bestia del Infierno Verde” debido a su desarrollo en Nürburgring. Pero lo cierto es que notábamos la familia algo vacía y parece que la marca de la estrella también. Ahora presentan una segunda carrocería para este modelo, el Mercedes-AMG GT R Roadster, que aplica todo lo anterior pero a cielo descubierto.

El GT R Roadster es el descapotable extremo que muchos esperaban, con un rendimiento por encima al del resto de los Mercedes-AMG Roadster. Mantiene la conocida mecánica V8 biturbo de 4.0 litros que en el tope de gama llega hasta los 585 CV y 700 Nm de par. Quedan atrás los 557 CV del GT C Roadster y se mantiene la transmisión automática de doble embrague y siete velocidades, además de unas prestaciones de escándalo.

Porque aunque de un descapotable se podría esperar un rendimiento inferior, en este caso prácticamente se igualan las cifras del coupé. El Mercedes-AMG GT R Roadster acelera de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 317 km/h, igual aceleración y 1 km/h menos que el de techo fijo. También cuenta con otras bondades como la dirección al eje trasero o la suspensión AMG Ride Control para mejorar su comportamiento dinámico.

A nivel estético y de equipamiento es básicamente lo que habíamos visto anteriormente. Respecto al modelo coupé la diferencia principal es la incorporación de la capota de lona retráctil. Va ligada a un sistema eléctrico debido a este cambio su peso se ha incrementado hasta los 1.635 kg (80 kg más). Lo compensa con un sistema de aerodinámica activa. Aunque la principal diferencia con el coupé es que el descapotable se trata de una edición limitada. Solamente se harán 750 unidades del Mercedes-AMG GT R Roadster.

Fuente: Mercedes-AMG

Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta