Los “amigos” de Mercedes-Benz nos tenían a todos a la expectativa tras las “filtraciones” previas que siempre anteceden a este tipo de lanzamientos. Pero afortunadamente ya lo tenemos aquí, para que estés donde estés pasando este atípico verano, puedas disfrutar durante un buen rato con todos los detalles de la nueva “bestia” de la marca de Stuttgart.

El "corazón de la bestia" es tan bello como potente...
El "corazón de la bestia" es tan bello como potente...

Exteriormente, el superdeportivo firmado por AMG, expresa su carácter perfectamente gracias a sus afiladas formas, las grandes entradas de aire del frontal, al capot delantero con sus extractores de aire caliente, a la vista lateral con nuevos faldones o a la mayor anchura posterior para dar cabida al eje trasero ampliado en 42 mm. Asimismo, en la zaga, también podemos observar las cuatro salidas de escape con forma trapezoidal, integradas en el difusor trasero, que permitirán expulsar los gases de escape del poderoso motor sin apenas restricciones. Adicionalmente dispone de un pequeño spoiler en la tapa del maletero, justo encima de los logotipos que acreditan que nos encontramos ante la versión más extrema del Clase C. Todos los componentes del kit de carrocería están realizados en fibra de carbono.

El interior no se queda atrás y, aparte de estar perfectamente rematado, nos envuelve en un ambiente proveniente directamente de la competición, con unos asientos tipo bacquet que sujetan el cuerpo a la perfección, para poder aguantar las increíbles prestaciones de que es capaz el modelo alemán. Estos asientos, así como los paneles de las puertas están tapizados por un nuevo tipo de microfibra sintética de color negro, llamada DINAMICA (¿será por ir a tono con lo que nos ofrece este Mercedes?), que resiste mucho mejor el deterioro que la luz solar provoca.

Un interior en consonancia que demuestra su herencia de la competición
Un interior en consonancia que demuestra su herencia de la competición

La banqueta trasera se ha eliminado para reducir el peso del vehículo, sin embargo, y de forma opcional, se pueden adquirir unos asientos deportivos individuales, en el caso de que algún “osado” se atreva a ocupar dicha posición. El volante está forrado en una mezcla de piel napa y de la microfibra DINAMICA antes mencionada. Otros detalles del interior son el logotipo AMG “Black Series” en el salpicadero, o los pedales y unas placas en los umbrales de las puertas realizados en acero inoxidable cepillado. Por su parte los cinturones de seguridad tienen un vistoso color rojo, la misma tonalidad empleada en los pespuntes de los asientos, paneles de puertas y volante.

Pero si por algo destaca esta auténtica “máquina de carreras” es por su mecánica. Un verdadero corazón convenientemente “anabolizado” como para dejarnos sin respiración. Un propulsor V8 de 6,3 litros de cilindrada, capaz de entregar 517 CV a 6800 rpm (30 CV más que el C63 AMG “de serie” equipado con el “Performance Package”) y 620 Nm de par motor. Todo ello acompañado de un consumo medio ponderado de 12,2 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 286 g/km. Así no es de extrañar que la aceleración de 0 a 100 km/h sea de unos espectaculares 4,2 segundos. La velocidad máxima no ha sido facilitada, aunque como ocurre con el resto de las marcas germanas estará autolimitada a 250 km/h (¿a qué velocidad llegará sin dicha limitación?).

Suspensiones y frenos tampoco se quedarán cortos...
Suspensiones y frenos tampoco se quedarán cortos...

El resto del conjunto dinámico también esta “a la altura de las circunstancias”, con una caja de cambios ultradeportiva de doble embrague y siete relaciones, denominada Speedshift MCT, que dispone de cuatro modos de manejo y que es capaz de realizar los cambios de marcha en tan solo 100 milisegundos, o una suspensión especialmente calibrada y totalmente regulable, dotada de amortiguadores de tipo “coil-over” y que dispone de diversos “settings”, lo que demuestra su clara herencia de la competición.

El Mercedes-Benz C 63 AMG Coupé Black Series ha realizado su debut mundial este pasado fin de semana, durante la celebración de la décima prueba del Campeonato del Mundo de F1, en el muy “alemán” circuito de Nurburgring (jugaban en casa…). Aunque su lanzamiento no se espera hasta los primeros meses del año próximo, con un precio estimado que rondará los 115.000 euros. ¿Te ha pillado con suficiente cambio…?

El color rojo mostrado en las fotos es muy atractivo, pero ¿os lo imagináis en negro mate? A mí se me cae la baba con solo pensarlo…

Galería de imágenes:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta