Los tiempos cambian y ahora parece que muchas marcas se están centrando en la movilidad eléctrica de cara al futuro. El boom de Tesla es un claro ejemplo y su modelo de negocio parece también un referente a seguir. Su Gigafactory (o Gigafábrica) es una enorme planta que produce baterías para todos sus modelos. Y precisamente Mercedes-Benz quiere abrir una fábrica de baterías de gran tamaño para hacer frente a la demanda que habrá en un futuro no muy lejano.

La filial de Daimler, Accumotive, es la que se encarga actualmente de las baterías de iones de litio para la marca de la estrella. Ahora se ha aprobado una inversión de 500 millones de euros para que su fábrica, situada a 130 kilómetros de Berlín, se convierta en una Gigafábrica al estilo Tesla. Será la primera de estas características en Europa y pretende que los costes de producción de las baterías sea menor y por lo tanto alcancen precios más asequibles.

Algunos estudios dicen que para el año 2030 los precios de los eléctricos podrían situarse incluso por debajo de sus homólogos con motores de combustión. También se espera que para el año 2021 se haya duplicado la producción de baterías a nivel mundial, gracias a nuevas fábricas a gran escala en lugares como Suecia, Hungría y Polonia; además de esta de Daimler en Alemania. Para entonces la cuota de mercado de los eléctricos en Europa podría ascender al 2%.

Gracias a esta evolución, el coste de los paquetes de baterías de iones de litio podría reducirse en un 43%. Actualmente las empresas de electrónica asiáticas como LG o Samsung son las más potentes en la producción de baterías. Daimler ha dado un paso adelante para plantar cara a la fábrica de Tesla (que tiene apoyo de Panasonic). Mercedes quiere tener diez nuevos eléctricos para 2022 y el primero en llegar podría ser un SUV basado en el Mercedes Generatio EQ, que será lanzado en 2019.

Fuente – Bloomberg

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta