Los SUV pretenden dominar el mundo. Hace años que abandonaron las pistas de tierra para adentrarse en la urbe, pero hay un segmento que no controlarán nunca, el de los vehículos de reparto. Esas pequeñas furgonetas son los auténticos reyes de la ciudad. Y entre todas ellas destaca la Mercedes Citan, una furgoneta pequeña que no solamente conquista a empresas y autónomos, sino que también puede resultar muy apetecible para particulares que necesiten un extra de espacio y versatilidad.

La Mercedes Citan llegó al mercado en 2013 para cubrir una parte muy importante en la gama de vehículos comerciales, la de los comerciales ligeros capaces de llegar a cualquier rincón de la ciudad, que suponen casi la mitad del mercado. Contaba con grandes furgonetas mayores, pero esa parte estaba algo coja. En lugar de aumentar su acuerdo con Volkswagen (Sprinter y Crafter son hermanas) para crear una furgoneta pequeña eligieron asociarse con Renault. El motivo era claro: la Kangoo, con quien comparte muchos elementos es un modelo mucho más moderno que el Caddy de Volkswagen, que data ya de 2005.

Hay diferencias visibles a simple vista entre la Mercedes Citan y la Kangoo, por más que ambas tengan la misma base técnica. Lo más notorio es el prominente frontal, presidido por una enorme estrella, así como los pasos de rueda y paragolpes, muy distintos.

El interior es también bastante diferente, sobre todo desde finales del año pasado, cuando se cambió el diseño del cuadro de relojes, ahora más parejos al resto de la gama de comerciales Mercedes. También se cambiaron detalles que no convencían demasiado, como el freno de mano (ahora convencional) y se incluyó un tirador en el interior del portón, para poder cerrarlo de forma más cómoda, sin mancharse.

Su puesto de conducción es muy agradable. Uno va sentado algo más elevado que en un turismo, lo que facilita la circulación en ciudad, con muy buena visibilidad (sobre todo en las versiones con carrocería más acristalada). Sus asientos son cómodos y tienen un diseño envolvente. Se han pensado para pasar muchas horas al volante, algo que observamos también en detalles como la cercanía de la palanca de cambios y el volante.

El espacio para todos los pasajeros es muy generoso y hay huecos para dejar objetos repartidos por el habitáculo, indispensables en un producto de estas características. Destacable también el ajuste de las piezas en todo el interior. Los materiales no están a la altura de los que puedes encontrar en una berlina de la marca, es obvio, pero son resistentes, agradables al tacto y (muy importante en un vehículo de estas características) de sencilla limpieza.

Esas son las diferencias que cualquiera podrá ver a simple vista, sin ser un experto en la materia, del Citan y el Kangoo. Pero hay otras menos obvias y quizá más importante, como la suspensión, optimizada por los ingenieros de Mercedes para que el vehículo tenga más aplomo en marcha. Amortiguadores y barras estabilizadoras han sido desarrollados específicamente para este modelo. Unido a su dirección eléctrica, muy precisa, puede conducirse de forma bastante ágil en zona de curva si se viaja sin carga.

No podemos olvidarnos de la gran versatilidad que aportan las tres longitudes diferentes (3,94 m, 4,32 m y 4,71 m) y tres variantes de carrocería: furgón, combi y mixto. La primera de ellas cuenta con solo dos plazas y las otras dos con cinco, si bien la extralarga admite configurala con hasta siete plazas. La longitud del espacio de carga es soberbio, de hasta 2.137 mm, con una altura de carga de 1.255 mm. El volumen puede alcanzar los 3.500 litros de capacidad, con una carga útil de 525 kg a 715 kg.

Motores

La gama de motores se actualizó el pasado año a la normativa Euro 6. Se consiguió mediante catalizador especial que atrapa los óxidos de nitrógeno NOx, sin necesidad de aditivos como el AdBlue, que encarecerían el mantenimiento. Cumplir con esta normativa es clave en un vehículo comercial de cara a evitar posibles restricciones de circulación tras la llegada del etiquetado de emisiones de vehículos.

Los motores diésel (108 CDI con 75 CV, suficiente para ciuadad, 109 CDI con 90 CV y 111 CDI con 110 CV, que ya se atreven con viajes ) ganaron además 20 Nm de par motor, al tiempo que garantizan consumos bajos y costes de explotación reducidos, con sus intervalos de revisiones de hasta 40.000 km).

Con el paquete BlueEFFICIENCY, que incluye elementos como la función de parada y arranque ECO, gestión del alternador y batería diferentes o neumáticos de baja resistencia a la rodadura la versión más eficiente homologa 4,3 l/100 km, una cifra muy baja.

Sin duda, las motorizaciones diésel serán las más vendidas, pero habrá muchos particulares a los que resulte muy interesante la Citan 112, que equipa un motor de gasolina 1.2 turbo que rinde 114 CV y 205 Nm de par gracias a una función overboost que actúa al pisar el acelerador a fondo en segunda, tercer y cuarta velocidad, perfecta para adelantamientos e incorporaciones. Esta mecánica podrá asociarse además a un cambio automático de doble embrague y seis velocidades, que no afecta a prestaciones y consumos pero que ofrece una mayor comodidad de uso.

Equipamiento

El equipamiento de serie en todas las versiones de la Mercedes Citan incluye el control de estabilidad Adaptative ESP, iluminación diurna, faros antiniebla, dirección asistida, asistente al arranque en cuestas, cierre centralizado, filtro antipolen, cristales calorífugos en todas las ventanas, airbag para el conductor, conexión automática de intermitentes de advertencia al frenar a fondo, argollas de sujeción de carga…

Entre las opciones más interesantes enocntramos el aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros, ordenador de viaje, sensores de parking, equipo de sonido, espejos eléctricos, llantas de aleación, asientos térmicos, paquete ECO BlueEfficiency, rejilla de protección… En la última actualización de gama, además las versiones de pasajeros podrán equipar un techo de cristal en tres partes y puede contar con un nuevo asiento doble delantero (con un hueco portaobjetos en su base y si no se usa puede abatirse para convertirse en una mesa).

También estrenó hace unos meses un nuevo sistema de navegación específico, con pequeña pantalla táctil de 3,5″ a color que incluye mapas de Europa Occidental. Junto con el navegador se incluye el puerto USB, AUX, SD, Bluetooth y radio DAB. Con ella se añadió a la lista de extras una cámara de aparcamiento trasera que muestra la imagen en el espejo retrovisor.

Mercedes-Benz ofrece además un sistema de financiación (de hasta el 100% del valor) que permite comprar el vehículo de manera más cómoda. También existe una financiación que denominan Alternative, con cuotas reducidas y que garantiza un valor mínimo tras el periodo de contrato, momento en que el cliente puede cambiarlo, devolverlo o quedárselo en propiedad. Todo esto sin contar con las clásicas opciones de renting y leasing, perfectas para empresas y autónomas (hemos analizado las diferencias entre ambos) que ofrece la propia compañía. También existe un servicio que cubre posibles averías, reparaciones e incluso piezas de desgaste (salvo neumáticos) que puede resultar aconsejable para muchos.

Todas estas cualidades hacen que la Mercedes Citan tenga argumentos de sobra para competir en un segmento muy duro. Ha sabido diferenciarse de su hermana, la Renault Kangoo, en estética, equipamiento y aplomo en la marcha.

Resulta algo más cara que las más económicas de su categoría, las Fiat Dobló o Citroën Berlingo, pero gracias a los descuentos promocionales puede enfrentarse de tú a tú con Volkswagen Caddy, Peugeot Partner, Opel Combo o Ford Connect. A pesar de lo que pueda uno pensar al ver el logotipo en su frontal no es la más cara y resulta una opción a tener en cuenta. A su favor juegan la menor depreciación (algo clave para las empresas) y todas las facilidades, tanto a la hora de adquirirla como en su mantenimiento, que ofrece el fabricante.

Galería de fotos:

Ver galeria (25 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta